La realidad aumentada española a la conquista de Asia

  • Nuevas Tecnologías

La realidad aumentada española a la conquista de Asia

Mybrana, realidad aumentada española a la conquista de Asia
Mybrana, realidad aumentada española a la conquista de Asia

Zombis invadiendo el Congreso de los Diputados, el Halcón Milenario, aparcado a la puerta de tu casa a la que has llegado después de una dura jornada de trabajo… Si estás aburrido de que tus fotos y vídeos sean simples imágenes o retratos de la realidad, dales vida: haz uso de la realidad aumentada (RA). También en esto, como en muchas otras cosas, hay un referente que es español. Se llama Mybrana y, aunque está en marcha apenas desde octubre de 2014, su app acumula ya tantas descargas, sobre todo en el mundo hispanoamericano, que ha decidido lanzarse a la conquista del mercado asiático, un objetivo siempre difícil, y más para una empresa extraña a esa cultura. Sin embargo, están preparados.

De California a España

El proyecto de Mybrana se concibió inicialmente en California (Estados Unidos) por gentes de diferentes nacionalidades. Ya en España, donde Mybrana tiene oficinas en Madrid y el País Vasco, la ejecución del proyecto corrió a cargo de Mikel Díaz de Otazu, su verdadero creador, y Alejandro Ruiz. La idea, como tantas otras, surge del puro emprendimiento, para aprovechar un nicho de mercado apenas ocupado. Díaz de Otazu y su grupo de compañeros estaban intentando montar una red de consumo colaborativo, además de ayudar a otras empresas a utilizar la realidad aumentada en sus negocios. Y entonces se percataron que esa RA no tenía ningún desarrollo en las redes sociales. Por eso decidieron crear una red social de realidad aumentada.

¿Qué hace Mybrana? Sencillo: su aplicación móvil permite colocar espectaculares efectos visuales -denominados branas- sobre personas o  lugares que se han grabado en pequeños vídeos o fotografiado previamente. Luego, esas creaciones se pueden compartir a través de la propia Mybrana o de otras redes sociales.

Mybrana llega a Asia de la mano del acelerador de startups MOX, centrado en compañías dedicadas a la creación de aplicaciones para teléfonos móviles. Eso sí, hasta dar el salto al continente asiático, estos emprendedores han tenido que seguir trabajando duro para adaptar su producto a las peculiaridades de Japón, Corea o Taiwán. Y esto por las diferencias culturales entre Oriente y Occidente y por la gran variedad de dispositivos móviles existentes.

Asesorados por diseñadores de aquellos países, con los que han estado perfeccionando el producto final, han presentado una aplicación de realidad aumentada que recoge efectos centrados en el estilo manga, kawaii y otras temáticas del entorno. Así, el mundo oriental de Mybrana está plagado de samuráis, ninjas, el mítico Godzilla…

Diseñadores e ilustradores

Sus pasos les llevan inexorablemente hacia el otro gran mercado, que es Estados Unidos, porque su intención es crear una red mundial. ¿Y hablamos de una aplicación especialmente pensada para una franja de edad? Sí y no. Los usuarios objetivos de Mybrana -sus creadores no lo ocultan- son los jóvenes de entre 12 y 25 años, que están acostumbrados al manejo de las redes sociales pero que buscan ir un punto más allá a la hora de comunicarse. Eso no significa, ni mucho menos, que la aplicación se ciña al consumo de este grupo de edad. Cualquiera puede sacarle partido y, de hecho, ha tenido una gran acogida entre diseñadores e ilustradores, por ejemplo.

Respecto al futuro de la realidad aumentada que citábamos, Mikel Díaz de Otazu comentaba en una entrevista con el portal Startmeup.com,  que ésta va a suponer una revolución absoluta en los próximos años: “Hay muchas cosas que están pasando y que cambiarán la forma que tenemos de acceder al ocio o de relacionarnos con la gente y el entorno. La misma revolución, que vivimos en los pasados 5 años con el uso de los smartphones y que ha perfilado una sociedad con unos hábitos distintos, vamos a vivirla con la nueva generación de dispositivos móviles tipo wearable. Cuando seamos capaces de lograr que esos dispositivos se adapten a nuestros sentidos, entraremos en un nuevo cambio con mayúsculas”.

Saber más

Enlaces