Un país de voluntarios

  • Solidarios

Un país de voluntarios

La enfermera voluntaria Isabel Rodríguez en El Chad. Imagen: Isabel Rodríguez (EFE)
La enfermera voluntaria Isabel Rodríguez en El Chad. Imagen: Isabel Rodríguez (EFE)

Según el último informe de la Plataforma del Voluntariado de España (PVE), en nuestro país hay 5 millones de voluntarios. El estudio revela que un 10 % de la población realiza acciones de voluntariado actualmente, mientras que un 8 % asegura que las hizo en otro momento de su vida.

A la hora de sumarse a este compromiso la diferencia entre géneros es muy pequeña (hay un 50% de mujeres frente a un 49% de hombres). El factor de la edad sí marca tendencia: el voluntariado aparece entre los perfiles más jóvenes y vuelve a retomarse a partir de los 45 años. Según revela este informe, las personas que realizan tareas solidarias cuentan en su mayoría con estudios superiores.

España dona a las misiones alrededor de 18 millones de euros cada año.

Además de este colectivo solidario, hay otro grupo de españoles con un compromiso mucho más fuerte y permanente. Unos 2.500 cooperantes y 13.000 misioneros trabajan en proyectos repartidos por los cinco continentes. Una labor perseverante y, a menudo, difícil que lleva progreso, esperanza y cuidados a los que más lo necesitan fuera de nuestras fronteras.

Además, España es el país que más donaciones hace a las misiones, después de Estados Unidos: alrededor de 18 millones de euros cada año.

Compromiso y entrega

Entre los españoles que son ejemplo de solidaridad podemos destacar a pediatras como Vitorio Torres, que se enfrenta al problema del SIDA entre la población infantil africana; maestras como Maruxa Pita, que desde hace más de 50 años lucha por la educación de la infancia más desfavorecida en Filipinas; o epidemiólogos como Pedro Alonso, que define Mozambique como su segunda casa y que, entre otras muchas cosas, ha participado en la creación de centros de investigación en zonas endémicas.

La enfermera y escritora Isabel Rodríguez y su marido, el cirujano Mario Ubach, son otro ejemplo de dedicación solidaria. Ambos llevan más de 20 años trabajando durante sus vacaciones en el Hospital de Goundi (El Chad).