En Iberoamérica

  • Un país que cuenta

En Iberoamérica

Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno celebrada en España, en el año 2012 en Cádiz. Imagen: Jorge Zapata (EFE)
Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno celebrada en España, en el año 2012 en Cádiz. Imagen: Jorge Zapata (EFE)

Historia, cultura, política, lengua y, sobre todo, relaciones humanas conforman la base de los estrechos vínculos entre España y América Latina. Una relación bilateral –desde el respeto a la diversidad– que se ha visto reforzada, aún si cabe, en una última década marcada por las economías emergentes y su elevado ritmo de crecimiento.

Como interlocutor clave entre Iberoamérica y Europa, en este nuevo contexto caracterizado además por la consolidación de los valores democráticos, España trata de fomentar el diálogo internacional, las relaciones empresariales y el beneficio mutuo a ambos lados del Atlántico.

Cumbres Iberoamericanas

La idea de celebrar las Cumbres Iberoamericanas fue una iniciativa conjunta de España, México y Brasil en el contexto del V Centenario del Descubrimiento, con el deseo de dar un nuevo impulso a la relación iberoamericana. El año 1992 fue el de las grandes citas internacionales para España: Juegos Olímpicos de Barcelona, Exposición Universal de Sevilla y Madrid Capital Europea de la Cultura.

La primera cumbre tuvo lugar en el año 1991, en MéxicoLa I Cumbre Iberoamericana tuvo lugar en Guadalajara (México) en 1991. En ella participaron un total de 21 países bajo un espíritu de unidad y propósito de avanzar en sus procesos políticos, económicos y sociales.

Durante la reunión diplomática, que se celebra una vez al año, se debate sobre educación, sanidad, cultura, empleo, integración, inmigración, terrorismo, desarme, globalización o democracia.

Secretaría general Iberoamericana (SEGIB)

La Secretaría General Iberoamericana, el órgano permanente de apoyo a la Conferencia Iberoamericana y a la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno, se creó en 2003 y tiene su sede en Madrid. Desde entonces, ha programado y coordinado los trabajos preparatorios de las Cumbres y ha servido como enlace entre los 22 gobiernos que integran la Comunidad Iberoamericana de Naciones.

La SEGIB tiene además la función de promover los vínculos históricos, culturales, sociales y económicos entre los países iberoamericanos, así como reconocer y valorar la diversidad de sus pueblos.

El papel observador de España

España participa como observadora en diversos organismos multilaterales como la Organización de Estados Americanos (OEA), desde 1972; la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI), desde 1982; el Sistema de Integración Centroamericano (SICA), desde 2004, y en la Comunidad Andina de Naciones (CAN) desde 2011.

Además, en 2012, España fue el primer país en ingresar como observador en la Alianza del Pacífico y ha apoyado los diferentes procesos de integración económica, política y comercial como la Unión de Naciones de América del Sur (UNASUR), MERCOSUR y el Sistema Económico Latinoamericano y del Caribe (SELA).

España, interlocutor entre Europa y América

España, como parte de la UE, desempeña un papel esencial en el diseño de la política europea para América Latina. Madrid acogió en 2010 la VI Cumbre América Latina, el Caribe y la Unión Europea (EU-LAC) con la innovación y la tecnología para el desarrollo sostenible y la inclusión como temas centrales.

Cooperación al desarrollo

La cooperación de España con Latinoamérica se adapta a la nueva realidad. Un número importante de países ha alcanzado ya niveles considerables de desarrollo, por lo que la economía del conocimiento, la transferencia tecnológica o la colaboración entre centros de investigación de excelencia han pasado a ser las prioridades.

España considera esencial apoyar los procesos de reformas económicas eficaces para la redistribución de la riqueza y la equidad y seguir trabajando a favor del desarrollo sostenible y contra la inseguridad o el narcotráfico.

El Plan de Cooperación Española para el cuatrienio 2013-2016 establece la concentración de acciones dentro de América Latina y Caribe en doce países: Bolivia, Colombia, Cuba, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Nicaragua, Paraguay, Perú y República Dominicana.

Intercambio cultural, un enriquecimiento mutuo

La cultura en español ha cristalizado en una rica variedad de manifestaciones, a El Premio Miguel de Cervantes tiende puentes entre autores españoles y latinoamericanosuno y otro lado del Atlántico. Numerosos artistas españoles y latinoamericanos (desde escritores como Mario Vargas Llosa hasta cineastas como Luis Buñuel o cantantes como Joaquín Sabina) han desarrollado su carrera entre ambos continentes, han sido influenciados por las corrientes propias de cada país y a la vez han influido a generaciones posteriores.

Uno de los principales exponentes de esta relación cultural es el Premio de Literatura en Lengua Castellana Miguel de Cervantes, máximo reconocimiento a la labor creadora de escritores españoles e hispanoamericanos cuya obra haya contribuido a enriquecer de forma notable el patrimonio literario de la lengua.

En 1979 y por sugerencia del Rey de España, el periodista y aventurero Miguel de la Quadra-Salcedo creó la Ruta Quetzal (hoy Ruta BBVA). Un programa dirigido a jóvenes de 16 y 17 años, para consolidar el intercambio cultural entre todos los países de habla hispana, incluidos Brasil y Portugal. Se trata de un viaje que combina la educación en valores, el intercambio cultural y la aventura. La expedición es desde 1990 un programa cultural declarado de "Interés Universal" por la UNESCO y cerca de 9.000 jóvenes de todo el mundo han tenido la oportunidad de viajar y descubrir las dimensiones humanas, geográficas, sociales e históricas de otras culturas.

A la par, la Fundación Carolina trata de fomentar, desde el año 2000, las relaciones culturales y la cooperación en materia educativa y científica entre España y los países de la Comunidad Iberoamericana de Naciones.