En Oriente Próximo y Magreb

  • Un país que cuenta

En Oriente Próximo y Magreb

El Rey Juan Carlos habla frente al Parlamento marroquí en 2005. Imagen: Alberto Martín (EFE)
El Rey Juan Carlos habla frente al Parlamento marroquí en 2005. Imagen: Alberto Martín (EFE)

España mantiene una política exterior muy activa tanto en el Magreb como en Oriente Próximo. El entendimiento entre culturas y civilizaciones ha estado siempre presente en la agenda española, con el objetivo de contribuir a la resolución de los conflictos presentes y potenciar los lazos comerciales así como las oportunidades empresariales.

España y el Magreb

La proximidad geográfica, la vinculación histórica y la densidad de los intercambios humanos, económicos y culturales han favorecido e impulsado las relaciones con las naciones del Magreb (Mauritania, Marruecos, Argelia, Túnez y Libia). Desde principios de 2011, el Magreb ha sido escenario de profundas transformaciones conocidas como la “primavera árabe”.

España ha contribuido de manera decisiva a la incorporación de los temas magrebíes en la agenda de la Unión Europea

En lo relativo al Sáhara Occidental, España apoya una solución política, justa, duradera y mutuamente aceptable en el marco de los principios y propósitos de la Carta de las Naciones Unidas. España mantiene su compromiso humanitario y es el primer donante bilateral de ayuda a los campamentos de refugiados.

Desde una perspectiva económica, España mantiene intensos vínculos comerciales e  importantes inversiones tanto en Marruecos como en Argelia. De hecho, el Magreb es uno de nuestros principales suministradores energéticos.

Por otro lado, las nueve sedes del  Instituto Cervantes en la región y las actividades organizadas por Casa Árabe en Madrid y Córdoba y Casa del Mediterráneo en Alicante y Benidorm facilitan el entendimiento cultural.

Nuestro país desempeña además un papel esencial en el espacio euromediterráneo y ha contribuido de manera decisiva a la incorporación de los temas magrebíes en la agenda de la Unión Europea. Durante la presidencia española del Consejo de la UE, en el primer semestre de 2010, tuvo lugar en Granada la primera Cumbre UE-Marruecos.

España y Oriente Próximo

España está comprometida en la resolución de conflictos como el de Siria o el árabe-Israelí. Para ello, contribuye de manera constructiva, tanto en el seno de la Unión Europea como bilateralmente, a la búsqueda de soluciones duraderas y globales. España ha apoyado de manera activa desde la conferencia de Paz de Madrid (1991) una solución global al conflicto árabe-israelí a través del Proceso de Paz en Oriente Medio.

España lleva a cabo una activa política cultural enfocada a Oriente Próximo a través de las diferentes embajadas y de las delegaciones del Instituto Cervantes, así como de la Casa Árabe, el Centro Sefarad-Israel y la Casa del Mediterráneo.

Por otro lado, España ha firmado importantes tratados comerciales que han permitido exportar bienes y tecnología española a Oriente Medio. En 2012 un consorcio de empresas españolas y saudíes fue designado para desarrollar el proyecto de construcción de una línea de Alta Velocidad que unirá las ciudades de Medina, Yeddah y La Meca en Arabia Saudí.