Líderes en sistemas aéreos y espaciales

  • Industrias Avanzadas

Líderes en sistemas aéreos y espaciales

Cometa Rosseta
Cometa Rosseta

La industria aeronáutica española es la quinta de Europa en términos de facturación, y de empleo, con una elevada intensidad inversora. El subsector espacial es también la 5ª a nivel europeo y emplea a más de 3.300 personas. Es la séptima potencia del mundo en fabricación de satélites. España participa con éxito, a través de empresas y entidades científicas, en proyectos punteros como la Misión Rosetta y la exploración de Marte.

El gobierno español ha hecho una clara apuesta por el sector, al que considera uno de los sectores industriales estratégicos, y se han creado varios centros públicos de I+D.

España cuenta con empresas e instituciones que participan con éxito en algunos de los principales proyectos aeroespaciales. Ocho compañías privadas y cuatro entidades científicas han participado en el desarrollo de la Misión Rosetta de la Agencia Espacial Europea (ESA), que permitió en noviembre de 2014 a la sonda Philae posarse sobre el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko.

Nuestro país aportó al proyecto una veintena de avances tecnológicos a través de ocho empresas. La ingeniería SENER, Crisa, Deimos Space, Airbus Defence and Space, GMV, Thales Alenia Space España, Alter Technology Tüv Nord y Rymsa Espacio.

La presencia institucional corrió a cargo del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC); del Instituto Nacional de Técnica Aerospacial (INTA) y de la Universidad Politécnica de Madrid. Estos organismos participaron en el desarrollo de las cámaras Osiris y el detector de polvo y partículas del cometa, Giada.

Mars Spanish Mission

Pero la ambición de nuestra industria espacial va mucho más allá. España prepara un proyecto pionero, la Mars Spanish Mission (MSM), para convertirse en referente internacional en materia de ciencia y tecnología de simuladores y hábitats para entornos extremos.

El programa conlleva facilitar la creación y consolidación de empresas que participen en uno de los próximos grandes retos de la Humanidad: colonizar el planeta Marte. Los primeros pasos se dieron en 2013 en el desierto de los Monegros (Aragón), donde se realizaron pruebas preliminares sobre organización, logística y despliegue de recursos. Asimismo, se pusieron en marcha y probaron diversos protocolos de comunicaciones y de gestión.

La compañía de telecomunicaciones por satélites Hispasat, octava del mundo y 4ª de Europa, colaboró con el proyecto y facilitó las comunicaciones de banda ancha entre los investigadores del campamento científico y el Centro de Soporte de Misión, que fue instalado en el Centro Europeo de Empresas e Innovación (CEEI) de Zaragoza.

La siguiente fase de la MSM se desarrolló en 2014 en la Estación MDRS (Mars Desert Research Station), propiedad de The Mars Society, en el desierto de Utah (Estados Unidos). En esas pruebas se simularon factores relevantes en la futura exploración planetaria, como la existencia limitada de recursos, el soporte de vida a largo plazo y el trabajo en áreas reducidas y aisladas.

Punto de encuentro

La implicación de nuestro país en este tipo de iniciativas es de tal calado que la Asociación Española para la Calidad (AEC) ha puesto en marcha el Comité Aeroespacial. Este organismo pretende ejercer como punto de encuentro, reflexión y análisis para todos los actores relevantes de esta industria: empresas, organizaciones, instituciones y autoridades.

El Comité Aeroespacial quiere ser una plataforma de intercambio de experiencias, además de organizar jornadas, eventos, seminarios o visitas técnicas a instalaciones que sirvan para dar valor al sector aeroespacial. Entre sus objetivos también figura el de promover iniciativas conjuntas de colaboración entre la Administración y la industria española, quinta de Europa en términos de facturación y séptima del mundo en fabricación de satélites.

Empresas punteras

SENER, que lidera el programa de la Agencia Espacial Europea y GMV, primer proveedor independiente del mundo de Sistemas de Control de Tierra para operaciones de satélites comerciales de telecomunicaciones y la tercera empresa europea por volumen de participación en Galileo, son ejemplos de empresas que participan en proyectos punteros. La primera, referente internacional en el ámbito del Espacio, la Aeronáutica y la Defensa, fue la primera de nuestro país en dirigir una misión de la Agencia Espacial Europea: la Proba 3. Su objetivo, lograr que dos o más satélites viajen de modo coordinado y realicen diversas maniobras y mediciones experimentales.

GMV, por su parte, ha puesto en marcha un laboratorio robótico avanzado de pruebas de sistemas y misiones espaciales, 'Platform-art'. Es el primero de Europa y uno de los mejores del mundo en pruebas espaciales como análisis de misión, dinámica de vuelo, centros de control, simulación y navegación por satélite. Su tecnología permite hacer pruebas de captura de basura espacial, exploración de la superficie de otros planetas, descenso lunar y misiones de vuelo en formación.

Otra empresa española, Indra, lideró en España el proyecto Islas de Calor, financiado por la Agencia Espacial Europea (ESA). Se trata de una iniciativa centrada en el análisis y el aprovechamiento de imágenes obtenidas desde satélites de observación de la Tierra para estudiar el clima en las ciudades. Entre sus objetivos está obtener información para prevenir los efectos de las olas de calor en las zonas urbanas y mejorar la eficiencia energética de las ciudades.

En el ámbito de la industria aeronáutica es patente la apuesta por establecerse en España de importantes empresas internacionales, entre las que destacan actores de primer nivel como ITP y Aernova.

Las empresas aeronáuticas establecidas en España destacan en campos como la fabricación de aviones de transporte militar, turbinas de baja presión, aviones de reabastecimiento en vuelo, actividades de mantenimiento y sistema de gestión del tráfico aéreo. Entre los atractivos que estas compañías encuentran en España están sus excelentes centros de I+D especializados en industria aeroespacial, la elevada inversión y el peso que nuestro país tiene en estas actividades.