La pujanza de un idioma universal

  • Turismo

La pujanza de un idioma universal

El número de personas que en el mundo estudian español como segunda lengua ha experimentado un crecimiento notable en las últimas décadas.
El número de personas que en el mundo estudian español como segunda lengua ha experimentado un crecimiento notable en las últimas décadas.

El idioma español constituye uno de los principales activos de la Marca España. Su pujanza y su carácter universal hacen de él uno de los principales valores intangibles de nuestro país y, cada vez más, un filón de negocio para muchas empresas del sector turístico.  

El número de personas que en el mundo estudian español como segunda lengua ha experimentado un crecimiento notable en las últimas décadas. Cada año casi un millón de personas de todo el planeta visitan España para conocer, aprender y practicar la lengua de Cervantes. Se trata de turistas más jóvenes que la media, cuyas estancias en el país son bastante más largas.

Estos visitantes proceden, principalmente, de países de nuestro entorno como Italia, Francia y Alemania. No obstante, hay también cada vez más estadounidenses que, pese disfrutar de la relativa proximidad de Iberoamérica, prefieren hacer las maletas y cruzar el Atlántico para aprender español. Una decisión en la que influyen otros atractivos de nuestro país como el clima, la oferta cultural, la hospitalidad de la población, los altos estándares de seguridad y de bienestar y la cercanía de otros países europeos.

Impacto económico

Las repercusiones económicas de este tipo de turismo son importantes también para otros sectores. Su práctica combina la enseñanza del idioma con visitas a los monumentos y lugares de mayor atractivo sociocultural y con el consumo de productos complementarios como servicios y actividades deportivas, de hostelería, gastronomía y ocio. El gasto medio de estos viajeros supera los 2.000 euros por estancia y en conjunto dejan en España más de 2.000 millones al año.

La inmensa mayoría de las personas que viajan a España para aprender su idioma quedan tan satisfechas con la experiencia que se declaran dispuestas a repetir. Por ello, se transforman en los mejores embajadores de la Marca España.

El turismo idiomático se ha convertido así en un producto con enorme potencial e importancia estratégica del que se benefician cada vez más empresas. Su importancia para el sector es tal que las Administraciones Públicas y la industria han puesto en marcha la marca Estudiar en España. Un sello que busca potenciar el turismo idiomático y transmitir un mensaje unificado que enfatiza las cualidades que hacen del país el mejor destino para estudiar español.

Datos

Turistas idiomáticos: Alrededor de un millón al año.

Gasto médio por persona: Más de 2.000 euros.

Gasto turístico total de estos visitantes: Más de 2.000 millones

Saber más

Documentos

  • El español, una lengua en expansión (PDFP