Vista de la ciudad de Burgos, con la Catedral de Santa María en primer término. EFE/Miguel Poza/jgb

La catedral es uno de los símbolos de la ciudad que atrae cada año a miles de visitantes que siguen sorprendiéndose por su diseño, tamaño y riqueza arquitectónica. Foto: EFE

Burgos ya prepara la celebración del VIII Centenario de su Catedral

A pesar de que restan aún tres años para la efeméride, el 20 de julio de 2021, la Fundación VIII Centenario de la Catedral. Burgos 2021 ya ha dado el pistoletazo de salida a los actos conmemorativos del que será el evento más importante de las últimas décadas en la ciudad.
01/10/2018

La conmemoración del VIII Centenario de la Catedral de Burgos ya está en marcha. Aún quedan tres años para que uno de los monumentos más importantes de nuestro país cumpla 800 años, que concretamente será el 20 de julio de 2021. Pero la Fundación VIII Centenario de la Catedral. Burgos 2021 ya ha dado comienzo a los actos oficiales de este evento que se convertirá en el más importante de las últimas décadas en la ciudad castellana.

Fue el pasado 19 de julio cuando arrancaron las actividades con el repique de 70 campanas de 14 campanarios del centro histórico de Burgos que dieron lugar al concierto Flamigera Symphonia, creado y dirigido por el valenciano Llorenç Barber.

Al día siguiente, y coincidiendo con el 797 aniversario de la colocación de la primera piedra del templo, se ofreció una recreación de cómo se trasportó la piedra caliza con la que se construyó la catedral desde las canteras de Cubillo del Campo y Hontoria de la Cantera. En el espectáculo participaron 40 carreteros con dos yuntas tiradas por vacas.

Proyectar Burgos

Además, los días 23 y 24 de julio se llevó a cabo el ciclo “Danza en la Catedral. Bailando con piedras”, integrado dentro del Certamen Internacional de Coreografías Burgos-Nueva York,  que desarrolló 6 propuestas de danza en la calle alrededor del icono burgalés.

Ahora, la Fundación VIII Centenario de la Catedral, presidida por el arzobispo de Burgos, Fidel Herráez, se encuentra inmersa en la planificación de un completo programa que se alargará durante estos tres años con la intención de proyectar la ciudad internacionalmente.

Entre las propuestas que manejan destaca la celebración del Gran Jubileo del Perdón. Para ello, la diócesis pedirá al Papa que declare 2021 año jubilar por el VIII Centenario de la Catedral. Pero su iniciativa no solo incorpora el ámbito religioso, sino que también incide en temáticas sociales, culturales, científicas y económicas.

Así, se planea una exposición especial de “Las Edades del Hombre” en la que participen otras catedrales europeas. Y, por supuesto, no faltarán congresos y conferencias relacionadas con la figura del Cid, el castellano y la influencia de Burgos en Europa. También, aprovechando esta efeméride, se desea exhibir todos los tesoros históricos que alberga Burgos como los yacimientos de Atapuerca, el Geoparque de Las Loras, la Capital de la Lengua o su importancia en el Camino de Santiago.

Primera catedral gótica de la península

Antes que se erigiera este impresionante monumento, en ese mismo terreno se encontraba una catedral románica, en la que curiosamente se celebró la boda entre el Rey de Castilla, Fernando III “el Santo”, y Beatriz de Suabia, hija del Emperador europeo Federico II de Suabia. Pero Burgos se veía en la necesidad de edificar un nuevo templo que la mantuviera a la vanguardia dentro de la arquitectura y religiosidad que circulaba por Europa. Y no era para menos, ya que por aquel entonces era la capital del Reino Castellano-Leonés.

El Rey Fernando III decidió construir una nueva catedral siguiendo las directrices del estilo gótico, género arquitectónico que se estaba propagando rápidamente por el continente. El día 20 de julio de 1221 se colocó la primera piedra. Las obras se desarrollaron al mando de arquitectos franceses traídos a Burgos por el obispo Mauricio, prelado de la diócesis burgalesa desde 1213, y siguiendo modelos como el de la parisina Notre-Dame o la catedral de Amiens.

La edificación fue más rápida de lo que se presuponía: solo 39 años, un record para la creación de tamaña construcción. Así, en 1260 se consagra la primera catedral gótica de la península, la cual serviría de ejemplo a otros muchos edificios posteriores. No obstante, la seo se siguió ampliando y enriqueciendo con nuevas salas como varias capillas, una sacristía y un claustro.

Hoy en día es uno de los símbolos de la ciudad que atrae cada año a miles de visitantes que siguen sorprendiéndose por su diseño, tamaño y riqueza arquitectónica. Un templo que está a punto de cumplir 800 años.