Exposición "Don Quijote y el cine", en la sede de la Filmoteca Nacional. EFE/Ángel Díaz

Fondos sonoros de la Biblioteca Nacional.

Fondos sonoros de la Biblioteca Nacional.

Patrimonio Audiovisual español, un bien cultural que proteger y difundir

Patrocinado por la UNESCO, el 27 de octubre es una jornada especialmente dedicada a salvaguardar y recordar el valor histórico del cine y de los archivos de imágenes y sonido. En nuestro país destacan tres grandes fondos de registro: la Filmoteca Española, la Biblioteca Nacional y el archivo de RTVE.
26/10/2018

Por octavo año consecutivo, España celebra el Día Mundial del Patrimonio Audiovisual. Instituido por la UNESCO en 2005, cada 27 de octubre se busca recordar a la población el valor histórico del cine y de los archivos de imágenes y sonido como programas de radio y televisión y grabaciones de audio y video.

Además, este evento también tiene como objetivo proteger y difundir el patrimonio cinematográfico y contribuir a mantener esta vital fuente de información, esencial herramienta de investigación y recuerdo del pasado.

Siguiendo esta línea, el Programa Memoria del Mundo busca reconocer la valiosa labor de los profesionales dedicados a la preservación y gestión de los aspectos técnicos, políticos, sociales y financieros relacionados con el patrimonio audiovisual.

Tres fondos españoles

En España contamos con tres grandes fondos de registro: la Filmoteca Española, la Biblioteca Nacional y el archivo de RTVE.

La Filmoteca Española es una institución creada el 13 de febrero de 1953 que pertenece al Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales. Su fin es la recuperación, conservación y divulgación del patrimonio cinematográfico español. Desde 1956 es miembro de la Federación Internacional de Archivos Fílmicos.

Como en casi todos los países, la mayor parte de las películas de la etapa muda se perdió casi por completo. Por ello, su labor de investigación y preservación documental ha resultado fundamental para conocer y comprender la historia de dicho periodo. Al mismo tiempo, su fundación coincidió con el paso de los soportes de nitrato de celulosa, el primer material plástico creado para impresionar las películas, a los de triacetato de celulosa, un soporte mucho más seguro.

Gracias al trabajo de recuperación y restauración que la Filmoteca Española ha realizado durante estas décadas, hoy en día se puede disfrutar de películas referentes a las etapas anteriores a la implantación de los soportes de seguridad. Y, por supuesto, la Filmoteca sigue rescatando producciones cinematográficas que se consideraban desaparecidas.

Conjuntamente, y en pos de la memoria audiovisual, desde 1964 es obligatorio entregar a esta institución una copia de todo filme que haya recibido algún beneficio de organismos públicos.

La historia y cultura de España

Por su parte, la Biblioteca Nacional,  que abrió sus puertas en 1712, es la institución encargada de salvaguardar el patrimonio bibliográfico y documental de España. Actualmente, cuenta con alrededor de 30 millones de publicaciones entre libros, revistas, mapas, grabados, dibujos, partituras, fotografías, así como grabaciones sonoras y audiovisuales.

En sus fondos podemos encontrar una colección de 224 cilindros de cera fabricados en España, en su mayoría, y relacionados con la música española e intérpretes españoles. Son documentos de gran valor histórico por ser las primeras grabaciones de sonido y voz de finales del siglo XIX y principios del XX. También cuanta con una colección de 5.000 rollos de pianola, 21.000 discos de pizarra, 300.000 discos de vinilo, 3.134 cintas de 8 pistas, 160.000 casetes y 150.000 discos compactos.

Dentro de la colección de sonoros de la Biblioteca Nacional la palabra ocupa un lugar destacado. Estos fondos se reúnen en el denominado ‘Archivo de la Palabra’ que recoge, en todo tipo de soportes, la voz de personajes históricos e insignes españoles de todos los ámbitos (políticos, científicos, artistas y literatos) a través de discursos, lecturas, conferencias, cursos, recitales…

En cuanto a videograbaciones, la actual colección de la BNE está compuesta por cintas de vídeo (vídeo 2000, Beta, VHS), DVD y Blu-ray, casi todos ingresados por Depósito Legal. Se trata de una colección de películas cinematográficas, series de televisión, animación, documentales, cortometrajes, grabaciones de conciertos y espectáculos, vídeos musicales y vídeos multimedia que, a pesar de su modernidad, es de gran importancia, ya que conserva la práctica totalidad de la producción nacional de audiovisuales de los últimos treinta años.

Un tesoro digital

Por último, el archivo de Radio Televisión Española (RTVE) es un tesoro histórico nacional constituido por nuestra cadena pública, la cual ha ido almacenando durante 60 años producciones propias y todo tipo de documentos adquiridos con el paso del tiempo. Se estima que este fondo recoge más de 17 millones de archivos escritos, sonoros, fotográficos y audiovisuales, así como cerca de 800.000 horas de imágenes propias.

Aquí tienen cabida grandes acontecimientos históricos, míticos programas televisivos o series que marcaron una época. Y no falta el archivo de Radio Nacional, más antiguo aún que el de TVE. El fondo se divide en seis videotecas: dos en Prado del Rey, dos en Torrespaña, una en San Cugat del Vallès y otra en Arganda del Rey. Dentro de sus documentos se pueden encontrar distintos formatos que van desde el digital hasta el betacam, y sin olvidar los archivos de la Filmoteca y el NO-DO.

Las cintas se conversan a unos 22 grados centígrados para que se mantengan en perfectas condiciones y todas cuentan con un número de serie y una signatura documental para poder ubicarlas. Por otra parte, RTVE lleva años trabajando por digitalizar todos sus contenidos y volcarlos en la web. Una gigantesca labor al contabilizarse unas 240.000 latas de material filmado.