La natación comenzó con récords de competición: Catalina Corró y Jessica Vall ganan el oro y baten el récord de los Juegos Mediterráneos en 400 m estilos y 200 m braza, respectivamente. Belmonte consigue la plata en los 800 m libres. Foto: Tarragona 2018

Las españolas, primeras ganadoras de waterpolo femenino en unos juegos mediterráneos. Foto: Tarragona 2018

Tarragona cede el relevo a Orán para la organización de los XIX Juegos Mediterráneos. Foto: Tarragona 2018

España consigue 122 medallas en los Juegos Mediterráneos de Tarragona

La participación española en los XVIII Juegos Mediterráneos se salda con 40 metales más que los conseguidos en 2013 y finaliza segunda en el medallero, sólo por detrás de Italia.
10/07/2018

Del 22 de junio al 1 de julio se desarrollaron 10 apasionantes días de competición en los que han participado 3.648 deportistas de 26 nacionalidades diferentes y han asistido 828 periodistas de todo el mundo y alrededor de 150.000 espectadores.

El papel de la delegación española –encabezada por la nadadora Mireia Belmonte, que portó la bandera en el desfile inaugural- ha resultado brillante, pues ha cosechado 122 preseas: 38 de oro, 40 de plata y 44 de bronce.

A los XVIII Juegos Mediterráneos han vuelto las disciplinas de golf y de hípica (que no estuvieron presentes en la edición de 2013) y se ha incluido por primera vez el waterpolo femenino, aumentando así en 600 los deportistas respecto a la celebración de Mersin.

El medallero español lo abrió la triatleta Anna Godoy con una plata que dio paso a muchas alegrías para los deportistas españoles.

La natación, con 26 medallas conseguidas, fue la disciplina que más metales proporcionó a la delegación española en la piscina de Camp Clar, destacando el nombre propio de Mireia Belmonte, que fue oro en los 200 estilos y 200 mariposa, modalidad en la que es campeona olímpica. También brillaron Lidón Muñoz (con cinco medallas), Jessica Vall (oro en 100 y 200 braza) o Catalina Corró (oro en los 400 estilos).

Muy relevante fue también el papel de las “guerreras” de balonmano y las de waterpolo, que se convirtieron en las primeras ganadoras de waterpolo femenino en unos Juegos Mediterráneos. Por su parte, el equipo masculino de balonmano, los “hispanos” lograron el bronce. Dentro de los deportes de equipo, también obtuvieron su meritorio oro la sub 18 masculina de fútbol y la pareja formada por Paula Soria y María Belén en voley playa.

¿Otra figura imprescindible? La de Lydia Valentín. La campeona del mundo de halterofilia volvió a llevar a lo más alto a este deporte al ganar el oro en arrancada y en dos tiempos.

En atletismo los oros llegaron de la mano de Álvaro de Arriba -800 metros- y Nicolás Quijera –lanzamiento de jabalina-, mientras que en el piragüismo España volvió a demostrar su autoridad en el Canal Olímpico de Castelldefels con cuatro medallas de oro por parte de Roi Rodríguez (K1-500), Teresa Portela (K1-200), Carlos Garrote (K1-200) y la pareja de K2-500 (Cooper-Germade). No nos salimos del agua, pues también en vela España dejó el listón muy alto consiguiendo cinco medallas.

Ocho preseas doradas se colgaron por su parte los representantes de judo (Julia Figueroa, Fran Garrigós, María Bernabéu y Nikoloz Sherazadishvili) y los de taekwondo (Daniel Ros, Jesús Tortosa, Raúl Martínez y Javier Pérez). Hubo también oro para Yulen Pereira en esgrima, Gabriel Escobar en boxeo, el equipo masculino de gimnasia artística, Antonio Bailón en tiro olímpico, Pablo Abián en bádminton, en todas las categorías de golf… Y así hasta lograr las meritorias 122 medallas.

Anillo Mediterráneo

Uno de los epicentros de los Juegos ha sido el Anillo Mediterráneo situado en Campclar, que se realizó llevando a cabo una reforma de las instalaciones deportivas existentes como el estadio de atletismo y el velódromo y construyendo dos nuevos equipamientos deportivos: un palacio de deportes para 5.000 espectadores y una piscina de 50 metros descubierta. Ahora que ya han finalizado los Juegos, tanto la pista de atletismo como la piscina se mantendrán para acoger eventos de la zona y otras posibles competiciones.

Compromiso social

Los participantes de la Federación Española de Deportes para Discapacitados Físicos también se llevaron sus alegrías, pues la atleta Eva Moral consiguió la plata en 800 metros T54 en silla de ruedas y David Levecq y Saria Gascón la plata y el bronce en los 100 metros libres S10 de natación.

En todo momento, estos Juegos, que han contado con 16 sedes y casi 3.000 voluntarios, han pretendido ser un nexo de unión, solidaridad y concordia con el Mediterráneo. En este sentido, la Fundación Tarragona 2017 y Cruz Roja han trabajado para promover estos valores y llevar a cabo acciones de sensibilización respecto a temas como los hechos migratorios forzados.

Tarragona cede el testigo

Tras los días de competición, Amar Addadi, el presidente del Comité Internacional de los Juegos Mediterráneos, ha asegurado que los “Juegos Mediterráneos de Tarragona han sido un éxito”. Este evento deportivo se ha convertido en una ventana a través de la cual enseñar al mundo Tarragona, una ciudad a orillas del Mediterráneo con un apasionante pasado (se trata de la antigua Tarraco romana) y con un increíble patrimonio monumental que se puede observar en su Anfiteatro, Pretorio y Circo romanos o en su Catedral. Tarragona le cede ahora el relevo a Orán para la organización de los XIX Juegos Mediterráneos.