La cosmética española arrasa en China

El sector cosmético español se encuentra entre los 10 proveedores más importantes del país asiático, con un beneficio de 130 millones de euros en 2017 -cerca de un 300% más respecto al año anterior-, según la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética.
18/12/2018

La cosmética española está de moda en China. El gigante asiático se ha convertido en uno de los mayores mercados de consumo del mundo y las marcas españolas dedicadas a la producción de artículos de belleza y cosmética han encontrado en ese país un horizonte de oportunidades para crecer e internacionalizarse.

Según datos de la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (Stanpa), España se encuentra entre los 10 mayores exportadores de productos de belleza del mundo en 2017, con un total de 3.900 millones de euros (un 10,5% más que el año anterior), de los cuales el 46% son fuera de la Unión Europea.

En el caso de China, España también está en el ‘top 10’ de proveedores de cosmética, con un total de 130 millones y una tasa de crecimiento del 265%, según cifras de Global Trade Atlas.

Asimismo, nuestro país podría concluir este año como sexto proveedor cosmético de China, por delante de Corea del Sur, Japón, Estados Unidos, Taiwán y todos sus competidores europeos -Reino Unido, Italia y Alemania; a excepción de Francia-, lo que significaría consolidar el impresionante ascenso desde la 17º posición que ocupaba en 2016.

Este crecimiento no hace sino evidenciar el gran trabajo que realizan las empresas españolas que operan en China y que han basado su éxito en una delicada mezcla de tradición, innovación e inspiración para desarrollar productos de calidad diferenciados y competitivos.

España, líder en el sector cosmeceutical

Actualmente la cosmética hecha en España es todo un referente de excelencia entre los consumidores chinos. De hecho, España lidera la categoría de cosmeceutical -productos para el cuidado de la piel con beneficios medicinales-, en especialmente en el formato de ampollas, donde España tiene ya un nombre propio en el mercado chino.

Sesderma es una de las firmas españolas que ejemplifica este auge. En menos de un año se ha convertido en el primer laboratorio español en China y ha recibido un premio por parte Alibaba -el portal de ventas online más grande del país- por su brillante desempeño en Tmall Global -la plataforma de venta empresa-consumidor (B2C) del gigante online asiático-, que cuenta con 550 millones de usuarios y en la que la cosmética es número uno en ventas.

Otras marcas españolas reconocidas por Tmall son Isdin, Martiderm, Singuladerm, La Cabine y Endocare. Son sólo una pequeña parte de la larga lista de empresas ya implantadas o que están llevando a cabo una gran expansión en el país: Natura Bissé, Puig, Heliocare (Cantabria Labs), Sensilis (Dermofarm), etc. Todas volcadas en un mercado que mueve al año 47.000 millones de euros (el 25% en ventas por internet).

Comercio electrónico e influencers asiáticos

Sin duda un factor decisivo en el incremento de las importaciones chinas de cosméticos ha sido el impulso del canal de comercio electrónico trasfronterizo (crossborder e-commerce) desde su implantación en 2015.

Las ventajas fiscales, aduaneras, registro médico, coste y tiempo de acceso que ofrecen plataformas como la mencionada Tmall, JD Worldwide, Kaola o Xiaohongshu, entre otras, las convierten en ‘escaparates’ estrella para mostrarse en China.

No obstante, cada vez cobra más importancia llegar precedido por una imagen de prestigio. En buena medida, los turistas chinos que visitan España, así como los millenials e influencers asiáticos, están siendo los mejores embajadores de las marcas españolas en China.

Son consumidores con rentas crecientes y un mayor interés por descubrir nuevos productos, así como el cuidado personal. Ellos son los que, a través de las redes sociales, han puesto de moda los productos españoles: contorno de ojos, protectores solares, cosmética natural o champús, son algunos de los productos más demandados.

Además, las marcas españolas están manejando bien el fenómeno de los creadores de tendencias, algunos con millones de seguidores en las redes sociales. A diferencia de lo que ocurre en Europa, donde la mayoría se dedican al sector de la moda, los influencers más seguidos en China son cantantes, actores o personajes públicos alejados de las pasarelas.

En este sentido, hay que señalar el esfuerzo de España Global por abrir nuestro país a China. La promoción de la Marca España en China a través de la visita de influencers chinos ha sido una de las últimas iniciativas. Esta acción estaba enmarcada en el Spain China Project y los actos de celebración de 45º aniversario de las relaciones diplomáticas entre España y China