David Fairén ha publicado más de 70 artículos científicos y registrado 5 patentes.

David Fairén, en el laboratorio de la Universidad de Cambridge, donde trabaja como investigador

David Fairén, el talento español que lucha contra el cáncer y el cambio climático

Investigador en la prestigiosa Universidad de Cambridge, este científico madrileño acaba de ser galardonado con el Premio Talento Emergente CERU 2018 por su trabajo con materiales avanzados destinados a la lucha contra el cambio climático y el descubrimiento de nuevas terapias contra el cáncer.
28/06/2018

El doctor David Fairén Jiménez (Madrid, 1979) acaba de ser galardonado con el Premio Talento Emergente CERU 2018 que otorgan la Sociedad de Científicos Españoles en Reino Unido (CERU) y Fundación Banco Santander. ¿El motivo? Su trayectoria profesional dentro del tratamiento de materiales avanzados destinados a la lucha contra el cambio climático y el descubrimiento de nuevas terapias contra el cáncer.

Doctorado en Química por la Universidad de Granada, Fairén ha desarrollado su carrera científica en Edimburgo y en la Universidad de Northwestern en Estados Unidos. En 2012 regresó al Reino Unido, donde lidera el Laboratorio de Adsorción y Materiales Avanzados en el Departamento de Ingeniería Química y Biotecnología de la Universidad de Cambridge como investigador independiente.

Además de haber publicado más de 70 artículos científicos y registrado 5 patentes, también es fundador y director de las empresas Immaterial Labs Ltd y Tarsis Technologies Ltd, las cuales permiten dar salida a las ideas generadas en sus laboratorios de Cambridge.

¿Qué supone el Premio Talento Emergente CERU 2018 para tu carrera?

Es el reconocimiento a la labor realizada en los últimos años, la formación recibida, los avances que hemos llevado a cabo en el grupo de investigación con varias aéreas a la vez y el trabajo en el laboratorio.

¿Crees necesario fomentar premios de este tipo para dar a conocer la ciencia tanto en España como fuera de ella? 

Es indispensable hacer ver a todo el mundo la importancia de la ciencia. Porque de esa manera conseguiremos convencer a las personas más brillantes para que se formen en este tipo de carreras y así beneficiar al conjunto de la sociedad.

Cualquier noticia sobre la ciencia es bienvenida, tanto un avance como un estudio o un artículo publicado en una revista importante. O, como en este caso, un premio. Todo eso son buenas noticias para la ciencia con la intención de atraer a nuevos talentos.

Universidad de Granada, Edimburgo, Universidad de Northwestern en Estados Unidos, Universidad de Cambridge, ¿cómo ha sido este recorrido profesional?

Estudié la carrera en Alicante, de ahí busqué financiación para hacer una tesis doctoral. Me salió una oportunidad en Granada y a partir de ese momento intenté diseñar cuál sería mi futuro. Por eso me fui a Edimburgo, allí pude elegir un poco mejor las ideas en las cuales quería seguir formándome.

Después me surgió la oportunidad de ir a Estados Unidos y nada más llegar solicité la admisión en Cambridge, que me la concedieron con la Royal Society.

En la Universidad de Cambridge diriges un laboratorio que es considerado como uno de los líderes internacionales en el diseño y desarrollo de nuevos materiales avanzados en la lucha contra el cambio climático y las terapias tumorales, ¿qué tareas desempeñáis?

Lo que hacemos es diseñar materiales avanzados para distintas aplicaciones como el cambio climático, el cáncer, etc. Lo que intentamos hacer es tener un conocimiento fundamental de qué es necesario para estos materiales y una vez entendemos qué es lo que pasa, volcamos todo ese conocimiento a las aplicaciones específicas.

Para ello nos fijamos en tres grandes pilares: el primero es la utilización de superordenadores para poder hacer un análisis a gran escala. Tenemos bases de datos con miles de materiales que existen. Y básicamente predecimos cuáles serán sus comportamientos.

Una vez que hemos analizado su comportamiento, determinamos cuál es el material que mejor se comporta y con ello llegamos al segundo pilar, la síntesis de estos materiales en laboratorio. Por ejemplo, si trabajamos en una aplicación en cáncer, ese material tiene que tener cierta característica, un tamaño específico en nanómetros…

Todo eso lo intentamos diseñar en el laboratorio y de ahí vamos al tercer pilar que es el estudio de estos materiales para todas estas aplicaciones que estamos buscando. Tanto si es para temas de salud como si es para el cambio climático.

Tenemos mucha interacción con empresas petroquímicas o farmacéuticas para ver cuáles son las necesidades que ellos tienen y qué materiales pueden mejorar los procesos y las soluciones que desarrollan.

¿Qué proyectos tienes ahora mismo entre manos?

Se podría destacar una Consolidator Grant del European Research Council de dos millones de euros que comenzó hace un año. El objetivo es desarrollar materiales que se llaman metal-orgánicos que serían como compuestos de coordinación porosos. Es un proyecto europeo que busca en los próximos 5 años poder desarrollar estos materiales para tratar el cáncer.

También eres fundador y director de las empresas Immaterial Labs Ltd y Tarsis Technologies Ltd, ¿cuáles son sus objetivos?

La empresa que está más avanzada es Immaterial Labs. Es otra gran iniciativa que tenemos. Justo nos dieron hace un mes un proyecto de dos millones de libras para desarrollar en los próximos tres años una planta piloto que sintetice los materiales que hemos generado en el laboratorio.

En lugar de hacer uno o dos gramos de material, la idea es poder hacer varios kilogramos al día. En esta empresa hemos desarrollado una tecnología que nos permite crear estos compuestos de coordinación porosos. Conseguimos darles forma y crear lo que llamamos monolitos, que son estructuras en torno a un centímetro cúbico, como el tamaño de un dado. Esas estructuras se pueden utilizar para rellenar columnas de absorción,  absorber gases, almacenar gases o separar compuestos.

Por su parte, Tarsis tiene un fin similar pero con una aplicación en temas cancerígenos, lo que ocurre es que la formamos dos años más tarde y todavía estamos en una fase bastante más prematura.

Te has convertido en uno de los máximos exponentes de la ciencia española, ¿cómo ves la ciencia en España?

En España se hace muy buena ciencia. La ciencia que se hace en España se puede ver cara a cara con la que se hace en el Reino Unido, por ejemplo. Pero si tuviésemos una financiación adecuada y fuese realmente una prioridad a nivel político, social y económico, iría mucho mejor.

La ciencia en España necesitaría de un gran pacto de estado entre todas las fuerzas políticas. No es cuestión ni de ser de izquierdas ni de derechas, es una voluntad de hacer de la ciencia un motor para España.

Vives y trabajas en el Reino Unido, desde la distancia, ¿cómo crees que ven la ciencia española y a los científicos españoles desde fuera? ¿Está la ciencia española bien considerada en el extranjero?

Tiene una gran consideración, sobre todo, más que a nivel general, se habla de grupos muy potentes específicos. Hay ciertos centros que tienen muchísimo renombre fuera de España.

Otra cuestión son los cambios de los que siempre se habla en España para mejorar la ciencia. Se habla de atraer a la gente que nos hemos ido y yo siempre digo que eso es un error. La idea no es atraer a los profesionales que se han ido, sino intentar atraer a los mejores. Da igual si eres español o de otro continente, lo importante es desarrollar un sistema que sea capaz de atraer a los mejores investigadores del mundo. Que sea suficientemente atractivo, que tenga una seguridad económica y que tenga una financiación acorde.

¿Qué ideas o proyectos tienes planeados para tu futuro próximo?

Siempre hay nuevos proyectos. Es una de las ventajas que tenemos (risas). Es muy fácil conseguir nuevas iniciativas, puedes ir a comer con alguien, hablar de varias ideas y tener ya diseñado un nuevo proyecto.

Ahora está muy de moda hablar de machine learning, que estamos tratando de incorporar, pero hay muchas otras aplicaciones en las que trabajar como los paneles soles, el grafeno...