Detalle de la mano de hombre que se realiza la prueba del VIH. Foto: EFE/Gustavo Amador

Los científicos del Gregorio Marañón que han participado en el estudio. Foto: Hospital General Universitario Gregorio Marañón

España, a la vanguardia en la lucha contra el VIH

Científicos del Hospital Gregorio Marañón y del Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa firman un estudio que revela la capacidad que tiene el trasplante de células madre para combatir el VIH. Esta investigación abre una importante vía para conseguir erradicar esta enfermedad del organismo.
23/10/2018

Investigadores españoles podrían haber dado con la clave para acabar definitivamente con el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). Científicos del Hospital Gregorio Marañón de Madrid y del Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa de Barcelona han publicado un estudio conjunto que revela que el trasplante de células madre podría ser determinante para la erradicación del VIH en el organismo.

Los investigadores, cuyo trabajo se ha publicado en Annals of Internal Medicine, han llegado a esta conclusión después de que 5 de los 6 pacientes que participaron en este estudio, y que recibieron un trasplante de células madre, mostraran un reservorio de VIH indetectable. Además, uno de ellos ni siquiera presentaba anticuerpos contra el virus en su sangre.

Este hallazgo abre la puerta a nuevos tratamientos para combatir el VIH más eficaces. De hecho, uno de los motivos de que los fármacos actualmente no curen la infección por el VIH es el reservorio viral, formado por células infectadas que permanecen en estado latente y no pueden ser detectadas ni destruidas por el sistema inmunitario.

Según explican los responsables del estudio, la procedencia de las células madre -cordón umbilical y médula ósea-, así como el tiempo transcurrido para lograr el reemplazo completo de las células receptoras por las del donante -hasta dieciocho meses en uno de los casos- podrían haber contribuido a esa potencial desaparición del VIH.

Después del trasplante, todos los participantes mantuvieron el tratamiento antirretroviral y lograron la remisión de su enfermedad hematológica tras la retirada de los fármacos inmunosupresores. Este hecho es relevante porque estos parámetros siempre son detectables en personas infectadas por el VIH, aunque tomen medicación antirretroviral.

Timothy Brown y el CCR5 Delta 32

El estudio se basa en el caso de Timothy Brown, una persona con VIH que en 2008 se sometió a un trasplante de células madre para tratar una leucemia. El donante tenía una mutación llamada CCR5 Delta 32 que hacía que sus células fueran inmunes al VIH. Brown dejó de tomar la medicación antiretroviral y 11 años después, el virus sigue sin aparecer en su sangre. Se le considera la única persona en el mundo curada del VIH.

Para llevar a cabo el estudio, los científicos españoles seleccionaron a 6 participantes que habían sobrevivido al menos 2 años tras recibir el trasplante, todos ellos sin la mutación CCR5 Delta 32 en sus células. La hipótesis que manejaban los investigadores era que, además de esta mutación, existían otros mecanismos asociados al trasplante que influyeron en la erradicación del VIH en Timothy Brown.

Tras confirmar esta teoría, el siguiente paso será realizar un ensayo clínico, controlado por médicos e investigadores, para interrumpir la medicación antiretroviral en algunos de estos pacientes y suministrarles nuevas inmunoterapias. De esta forma, los investigadores podrán comprobar si hay rebote viral y confirmar si el virus ha sido erradicado del organismo.