El estudio destaca que España es uno de los países más competitivos de la OCDE en cuanto a la relación valor, coste y riesgo

El Espacio Bertelsmann fue el 28 de junio la sede de la presentación del informe, en el que también se presentó el vídeo ‘100 razones para invertir en España’

España, un país atractivo para la inversión extranjera

La asociación Multinacionales por marca España ha presentado el informe “Factores positivos para la inversión extranjera en España”, que recoge las 100 principales razones por las que las multinacionales deberían dirigir su inversión hacia España.
09/07/2018

El Espacio Bertelsmann fue el 28 de junio la sede de la presentación del informe “Factores positivos para la inversión extranjera en España”, en el que se presentó el vídeo ‘100 razones para invertir en España’ y se expusieron las principales conclusiones del informe, patrocinado por HSBC España. Entre las razones que se esgrimen para que nuestro país resulte atractivo para la inversión extranjera están, por ejemplo, el tamaño del mercado, ya que la economía española encadena cuatro ejercicios de crecimiento desde 2014 y España representa el 2,1% del stock de Inversión Extranjera Directa (IED) del total mundial y se sitúa en la sexta posición de la Unión Europea. De hecho, aquí se ubican más de 12.000 filiales de empresas multinacionales que emplean a más de 1.300.000 personas en todos los sectores de actividad.

También destaca España en desarrollo de infraestructuras (dispone por ejemplo de la segunda red ferroviaria más extensa de la OCDE, cuenta con la primera red de autovías y autopistas de la UE y respecto a tráfico aéreo se coloca en el tercer puesto en la UE en volumen de pasajeros de entrada y salida), en generación y atracción de talento (España ocupa la sexta posición de los países europeos con mayor porcentaje de jóvenes graduados en disciplinas STEM), en capacidad de innovación (es el quinto país en emprendimiento de Europa) o en calidad de vida (está a la cabeza en eficiencia sanitaria, es el primer país europeo en esperanza de vida y líder en trasplantes los últimos 26 años).

Como colofón, el estudio destaca que España es uno de los países más competitivos de la OCDE en cuanto a la relación valor, coste y riesgo.

Personalidades presentes en el evento

El acto de presentación del estudio contó con la presencia de la ministra de Industria, Turismo y Comercio; Reyes Maroto, encargada del discurso "Los factores positivos para la inversión extranjera".

La ministra no dudó en asegurar que la inversión extranjera “es un eje fundamental para el desarrollo social y económico” de España. Para Maroto, las empresas encontrarán en el Ministerio “un aliado”, sobre todo en un momento histórico como el del Brexit, del que España puede “beneficiarse” hasta convertirse en la “puerta de entrada para los inversores de América y del resto del mundo”.

También estuvo presente el Alto Comisionado para la Marca España, Carlos Espinosa de los Monteros, que subrayó que España ha pasado “en pocos años” de ser un país receptor de inversión a uno también emisor y que el factor determinante para atraer inversión es el clima de negocios con factores como la fiabilidad del país, las infraestructuras, la disponibilidad de talento o la repatriación de beneficios.

Por su parte, Adolfo Aguilar, presidente de Multinacionales por marca España, aseguró que las empresas multinacionales “son un actor crucial para poner en valor oportunidades y contribuir a que España alcance el máximo potencial de su excelente clima inversor”.

En esta misma línea se expresaron Mark Hall, CEO de HSBC España y Xiana Méndez, la secretaria de estado de Comercio, para la que “España es una de las economías más abiertas a la inversión extranjera”.

Marcas fuertes y duraderas

Según los datos del Registro de Inversiones Extranjeras (RIE), la inversión extranjera directa bruta en España en los tres primeros meses del año ha crecido un 22,2% respecto al mismo periodo en 2017, alcanzando los 8.410 millones de euros. En términos netos, el crecimiento fue del 463,3%, situándose en 6.565, y los principales inversores fueron Alemania, China, Canadá, Luxemburgo y Países Bajos.

Además de ser un destino atractivo para las multinacionales extranjeras, las marcas españolas tienen cada vez mayor peso internacional. De hecho, según la Memoria de Actividades 2017 elaborada por el Foro de Marcas Renombradas Españolas y tomando como fuente el “Atlas de las marcas líderes españolas”, el negocio internacional de las empresas que lo conforman alcanza una media de negocio internacional del 56,72% y tiene presencia en 53 países.

Por otro lado, según el informe Best Countries de 2017 realizado por Y&R BAV Group de WPP, España ocupa el lugar 19 de los 80 principales mercados del mundo y su principal atributo es su patrimonio cultural, su rica historia y su excelente gastronomía. En este sentido, el estudio de Branz “30 Most Valuable Spanish Brands 2017” muestra la existencia de una fuerte relación entre la forma que las personas perciben un país y cómo ven las marcas asociadas con ella, por lo que la reputación de España tiene un impacto significativo en el poder global de sus marcas y se muestra como “abierta para los negocios”.

El mismo estudio resalta que España se trata de la quinta economía de la Unión Europea y cuenta con  marcas que se han convertido en nombres familiares en todo el mundo: Zara (presente en las calles comerciales más prestigiosas de casi 100 países), Mango, Manolo Blahnik, Santander y Telefónica, entre otras muchas.

Todo suma para que las multinacionales extranjeras confíen e inviertan en España, un hecho esencial en el desarrollo económico y social del país.