Tecnología “Marca España” para acabar con el dolor de espalda

13/11/2014

Una tecnología española, específica contra los casos más graves de dolor de espalda y cuello, ha demostrado ser eficaz en más del 85% de los pacientes, de los cuales el 83% pudo abandonar la medicación y sólo el 0,02 % requirió cirugía. El ahorro generado por esta tecnología equivale a aproximadamente cuatro veces su coste de aplicación.

El nuevo estudio realizado por la Fundación Kovacs (una institución filantrópica privada, sin ánimo de lucro que actualmente es la principal entidad investigadora del mundo hispanoparlante en ese campo) y el Sistema Nacional de Salud, analiza los resultados que ha obtenido la intervención neurorreflejoterápica (NRT) a lo largo de ocho años en los Servicios de Salud de Asturias, Baleares, Cataluña, Madrid y Murcia.

La técnica está enfocada en los pacientes en los que han fracasado los tratamientos previos durante, como mínimo 14 días, que pueden ser unos 80.000 al año en España, tal y como ha indicado el doctor Francisco Kovacs, presidente de la fundación impulsora de la técnica.


Los 11.384 casos derivados desde el Sistema Nacional de Salud a Unidades de la Fundación Kovacs, para que se les realizaran intervenciones NRT, eran pacientes en los que habían fracasado los tratamientos previos y carecían de otra opción contrastada. Tras la intervención, el dolor de cuello o espalda mejoró en el 88,7% de ellos, el dolor referido en el 84,2% y el grado de incapacidad en el 83,7%. El 83% abandonó la medicación y sólo el 0,02% requirió cirugía.

La revista científica de la Sociedad Internacional de Agencias de Evaluación de Tecnología Sanitaria (máximo referente mundial para la evaluación sanitaria) ha revalidado este tratamiento español, específico para las dolencias del cuello y la espalda.

Además, con este tratamiento, que cuesta unos 535 euros por paciente, el Sistema Nacional de Salud podría ahorrarse cuatro millones de euros al año por cada millón de habitantes, frente al millón de euros que gasta ahora en los tratamientos actuales.

La intervención NRT es un tratamiento no farmacológico que dura media hora. Consiste en mantener estimuladas las fibras nerviosas de la piel con grapas quirúrgicas o punzones dérmicos que penetran en la piel menos de dos milímetros, durante tres meses. Pasado ese tiempo, el paciente recibe el alta o, si la mejoría es parcial, se repite el tratamiento. El aspecto fundamental de esta técnica es la correcta localización del lugar en el que se implantan las grapas.


Con estos datos sobre la mesa, tanto el doctor Kovacs como el presidente de los médicos españoles han lamentado que la técnica no esté implantada en todas las CCAA, ya que se trata de un tratamiento "Marca España".
Esta técnica, que durante más de 20 años ha sido estudiada y sometida a mecanismos de vigilancia y seguimientos internacionales ya está implantada en los servicios sanitarios de Baleares, Asturias, Cataluña, Madrid y Murcia.