Un vaso de horchata junto a unos fartons, dulces típicos de Valencia.

Horchata española, de Valencia al mundo

La bebida española gana cada vez más adeptos y logra conquistar los paladares de Estados Unidos, Europa y Asia y sumarse a las tendencias ecológicas y veganas.
16/08/2018

Cuenta la leyenda que una joven dio a probar una bebida al rey de Aragón Jaime I, que al degustarla quedó encantado y preguntó: “¿Qué es aixo? (¿Qué es esto?)”. La joven le dijo: “Es leche de chufa”, ante lo que el rey respondió: "¡Aixo no es llet, aixo es or, xata! (¡Esto no es leche, esto es oro, chata!)”.

Dejando al lado este cuento, probablemente ideado como estrategia comercial, del tubérculo de la chufa ya se encuentran evidencias hace dos millones de años en África, se conoce que era un alimento apreciado por los antiguos egipcios y hoy su cultivo se da en diferentes puntos del planeta. Sin embargo, la horchata de la Huerta de Valencia, de calidad reconocida a nivel internacional, destaca por contar con una Denominación de Origen que comprende los municipios de Albalat dels Sorells, Alboraya, Albuixech, Alfara del Patriarca, Almàssera, Bonrepòs i Mirambell, Burjassot, Emperador, Foios, Godella, Massalfassar, Meliana, Moncada, Museros, Paterna, Rocafort, Tavernes Blanques, Valencia y Vinalesa.

Beneficios de la horchata

Esta bebida que se asocia a la dieta mediterránea se antoja especialmente apetecible y refrescante. Pero es que, además, existen diferentes estudios médicos que avalan sus propiedades beneficiosas para el organismo. Por ejemplo, su alto contenido en almidón y aminoácidos le otorga propiedades digestivas. Es también rica en minerales como el fósforo, el magnesio, potasio, calcio y el hierro y contribuye a disminuir el colesterol y los triglicéridos por su alto índice de ácido oleico.

Un completo estudio realizado por el CSIC, la Universidad de Valencia y  la Universidad de Química y Tecnología de Praga, entre otros, demostró además que la horchata artesanal posee mayor concentración de fosfolípidos y arginina, que ayudan al buen funcionamiento de las membranas celulares y a mejorar la circulación y la presión sanguínea. Es decir, estaríamos ante una bebida biorregenerativa.

Éstas y otras razones han hecho que en los últimos tiempos la chufa haya sido considerada como un “superalimento” y que incluso la NASA o la Agencia Espacial Rusa se hayan interesado por ella debido a su gran aporte nutritivo y a su capacidad de resistir en climas extremos.

La horchata “conquista” al mundo

La tradicional bebida lleva ya tiempo luchando por el reto de expandirse internacionalmente y de seducir a los paladares del público más joven. De hecho, recientemente un programa de la BBC visitó Valencia para hacerse eco de sus propiedades y de su historia centenaria.

Lo cierto es que su demanda ha aumentado en diferentes puntos del planeta y como el consumo de bebidas vegetales está en auge, la chufa puede encontrarse en Estados Unidos, Japón, Londres o Berlín bajo las etiquetas de “vegan”, “eco” o apta para celiacos. Además, a la chufa se le están dando desde España nuevos usos para su comercialización, exportando el aceite de chufa para la industria cosmética o la pasta de chufa como base para chocolate.

Visitar Valencia

Líquida, granizada, mixta, como crema de chufa… Son muchas las formas de probar la horchata en una visita a la provincia de Valencia, cuyas parcelas son históricamente productoras de chufa. Según el Consejo Regulador Denominación de Origen Chufa de Valencia, existen diferentes clases como la natural, la natural pasteurizada, la esterilizada y la UHT. En la actualidad, la producción de este alimento está tendiendo a conciliar las prácticas agrarias tradicionales con las nuevas técnicas, apostando siempre por la sostenibilidad y el respeto al medio ambiente.

Por ello, si hay un lugar donde peregrinar para probar la horchata, ese es Valencia, teniendo especial fama la zona de Alboraya. Tanto es el apego de esta tierra por este producto que aquí se encuentra el primer Museo de la Chufa y la Horchata y se puede realizar la “Ruta de la Horchata”. También es posible apuntarse a una ruta guiada a pie o en bicicleta por la Huerta de Valencia para descubrir los secretos de la chufa o celebrar en julio el “Día de la Horchata y la Chufa” con actividades como degustaciones, talleres y conciertos.

En definitiva, un producto con mucha historia que está aprendiendo día a día a reinventarse presentando nuevas ideas como helados artesanos o cervezas basadas en la chufa y que según la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) se está consolidando como uno de los cultivos con mejores perspectivas comerciales de la huerta valenciana.