El yacimiento arqueológico de La Olmeda fue declarado Bien de Interés Cultural en 1996. © Villa Romana La Olmeda

La Villa Romana La Olmeda celebra su 50 aniversario

Los visitantes pueden disfrutar de un amplio programa cultural con motivo del medio siglo del hallazgo de esta Villa, uno de los yacimientos arqueológicos más importantes del mundo romano hispánico.
30/07/2018

Corría el mes de julio del año 1968 cuando Javier Cortes estaba realizando una serie de labores agrícolas en el pago conocido como “La Olmeda” de Palencia y aparecieron por casualidad teselas de un mosaico. Era el principio de un descubrimiento único: las huellas de una gran mansión rural del Bajo Imperio (s. IV d.C.) que hoy se pueden visitar en el yacimiento arqueológico de La Olmeda, declarado Bien de Interés Cultural en 1996.

Hacer un recorrido por la Villa Romana supone todo un viaje en el tiempo que lleva a los visitantes a hacerse una idea del antiguo esplendor romano en  un espacio con una superficie total de 4.400 metros cuadrados, con unos 1.450 metros cuadrados de increíbles mosaicos polícromos, una enorme zona de baños, un jardín, 5 pasillos, 4 torres, 2 pórticos y más de 30 habitaciones. De hecho, el Oecus o salón principal conserva en muy buen estado uno de los principales mosaicos figurativos romanos que existen en Europa.

Actividades del 50 aniversario

Desde el mes de abril y hasta que finalice el año se vienen programando una serie de actos culturales para todos los públicos que además son gratuitos. Durante julio y agosto los más pequeños pueden acudir a “EducaOlmeda”, talleres donde les enseñarán a hacer un mosaico romano, escudos, escritura antigua, joyería romana… e incluso a excavar como auténticos arqueólogos.

¿Más opciones para todas las edades? Por ejemplo las obras de teatro clásico que allí se representan en los meses de verano o la Muestra Internacional de cine arqueológico que tendrá lugar del 23 al 27 de octubre.

El entorno también resulta perfecto para las recreaciones históricas que se han organizado, no sólo en la Villa sino también en la ciudad de Palencia y en las que se podrá ver cómo era la vida cotidiana en Roma o cómo las legiones romanas rinden honores a la Olmeda.

Los que prefieran la música podrán escoger por ejemplo un concierto bajo las estrellas acompañado de una observación astronómica o “Las noches de La Olmeda” con propuestas como la actuación de Carlos Núñez y El Naán o “Camerata lírica”. Y los más deportistas pueden apuntarse a una ruta cicloturista en septiembre que también incluye una visita guiada al yacimiento.

También un museo

Además del edificio principal del yacimiento, en sus proximidades se encontraron estructuras de graneros, talleres, cuadras y almacenes junto a las viviendas humildes de los trabajadores de la zona. En base a todo este material, a 6 kilómetros de la villa (en Saldaña) se creó el Museo de La Olmeda, donde hoy se pueden ver objetos aparecidos en la ruinas como monedas, vajilla fina de mesa, herramientas de labradores, vasos de color verdoso como ofrendas funerarias… Es decir, una estupenda manera de hacerse una idea de cómo era la vida cotidiana de los habitantes de la Villa o cómo eran sus creencias.

Gran reconocimiento

En 2009 y tras algunos años cerrada para un ambicioso proyecto de adecuación, la Villa abrió al público con unas nuevas instalaciones. Desde entonces, este espacio ha obtenido por ejemplo una Mención Especial en los Premios Europa Nostra, ha sido nominado al Premio Mies van der Rohe, finalista al Premio Dedalo Minosse Vicenza o Seleccionado Premio Europeo de Paisaje Rosa Barba.

Es decir, se ha convertido en todo un referente no sólo arqueológico sino también turístico y científico, puesto que más de 1,3 millones de personas han pasado por allí y acoge con frecuencia ciclos de conferencias y congresos. De hecho, en noviembre de 2018 tendrá lugar allí el Congreso Internacional de las Villas romanas bajoimperiales de Hispania.

Los interesados en la arqueología y en el antiguo Imperio Romano también pueden encontrar en Palencia el yacimiento de La Tejada, en el municipio de Quintanilla de la Cueza, un lugar donde contemplar un amplio conjunto de estancias decoradas con pavimentos de mosaico y provistas de sistema de calefacción.

No en vano, España resulta un país perfecto para conocer cómo era la vida del Imperio Romano con los yacimientos arqueológicos que están dispersos por todo el país como los de Tarraco, Mérida, Carranque, Baelo Claudia… Una fascinante época conservada para las próximas generaciones.