Pieza de 1980 exhibida durante la exposición que celebraba el 60 aniversario de la fundación de la firma española Lladró en el Museo de Artes y Diseño de Nueva York (EEUU). EFE/ Kena Betancur

La empresa española inauguraba en 2002, en el selecto barrio comercial Ginza de Tokio, un singular edificio propio de seis plantas que servirá de escaparate de sus porcelanas y de centro para el desarrollo y expansión de la marca en Japón. En la foto la princesa Hisako Takamado, esposa del príncipe Takamado, primo del emperador japonés Akihito, escucha las explicaciones del consejero adjunto al presidente de la firma, Juan Vicente Lladró, sobre alguna de las obras expuestas. EFE/CARLOS DOMINGUEZ

Lladró: artesanía y diseño que triunfa en todo el mundo

Presente en más de 100 países, esta famosa fábrica española de porcelana lleva 65 años siendo sinónimo de calidad y elegancia. Tiene una facturación anual de unos 51 millones de euros y cuenta con unas 600 personas en plantilla.
17/09/2018

El nombre Lladró es sinónimo de calidad y elegancia. Radicada en Valencia, esta empresa española es una de las mayores referentes del mundo en la creación de todo tipo de figuras y productos de porcelana. Actualmente, Lladró exporta sus artículos a más de 100 países, cuenta con una facturación anual de unos 51 millones de euros y tiene alrededor de 600 personas en plantilla, de las cuales 400 se encuentran en la “Ciudad de la Porcelana”, un enorme complejo industrial en la localidad de Tavernes Blanques.

La compañía nació en 1953 de la mano de los hermanos Juan, José y Vicente Lladró cuando comenzaron a elaborar piezas de cerámica y vidrio en un horno moruno construido en su casa familiar en Almácera. La particular forma con la que trataban el barro en una única cocción dio como resultado una porcelana de altísima calidad que pusieron a la venta a precios muy asequibles.

Su fama se extendió como la pólvora y sus producciones pronto se vieron en las tiendas más exclusivas de Nueva York, Tokio o París. En la actualidad, la marca Lladró cuenta con más de 30 boutiques y 3.000 puntos de venta en todo el mundo.

Un catálogo de 2.000 artículos

Y es que más del 80% de su producción acaba fuera de España. Su principal mercado es Asia con un 41% de las exportaciones y, principalmente, Japón con un 28%. Allí triunfan con sus piezas clásicas y de estilo europeo. Mientras, en Estados Unidos, el segundo país con mayor demanda con un 20% de ventas, Lladró se ha consolidado a través de sus series más modernas y vanguardistas. El 30% se queda en Europa y en España, su principal cliente son los turistas que realizan compras de lujo.

Su catálogo está compuesto por unas 2.000 referencias que van desde esculturas de fauna, deidades o ángeles hasta objetos del hogar, pasando por productos de iluminación, propuestas para el diseño de interiores y accesorios de moda.

Entre sus grandes colecciones se encuentran algunas como Haute Allure, basada en vestidos de alta costura, Origami, delicadas panteras de porcelana, Cactus Fragrans, difusores líquidos con forma de cactus, o varias series de lámparas de porcelana traslucida que se inspiran en las litofanias. Sus piezas oscilan entre los 50 y los 180.000 euros y todas están hechas a mano en Valencia.

Tres Premios Príncipe Felipe

Lladró utiliza un proceso de producción con 32 tipos distintos de porcelana. La pieza original se fragmenta para construir varios moldes, de al menos 5 partes e, incluso, con más de 200. Los moldes son rellenados con pasta líquida de porcelana para después unirse utilizando pasta de porcelana como adherente.

Más tarde llega el turno de la decoración que se realiza enteramente a mano por medio de diferentes clases de pigmentos, esmaltes y lustres metálicos. Finalmente, la pieza se cuece a unos 1.300 grados durante alrededor de 20 horas, donde pierde un 15% de su volumen. Una vez terminada se estudia minuciosamente su calidad y resistencia mediante diversas pruebas y filtros.

Se trata de un proceso de creación sin límite que alzó a Lladró como la primera empresa mundial de artículos de porcelana de lujo. Su éxito internacional la llevó a inaugurar en 1988 el Museo y Galería Lladró de Nueva York en la calle 57 de Manhattan. Y en 1995 abrió las puertas de su Centro Lladró en Madrid. Además, ha recibido tres Premios Príncipe Felipe a la Excelencia Empresarial: a la Internacionalización en 1993, a la Competitividad en 1997 y a la Gestión de Marca Renombrada en 2002.

Apostando por el futuro

Tras su venta al grupo español PHI Industrial en 2017, su nueva CEO, la ingeniera industrial Ana Rodríguez, se encuentra inmersa en renovar su imagen y ofrecer una propuesta más moderna e innovadora en sus líneas de producto. Para ello ha fichado como director comercial a Daniel Talens, antiguo director comercial de Hermès, y como director creativo al francés Pierre Favresse, puesto en el que destacó en la firma de mobiliario de diseño Habitat.

Conjuntamente, desde hace 20 años, Lladró colabora con prestigiosos diseñadores y artistas contemporáneos para generar nuevas piezas decorativas y escultóricas, rompedores productos de diseño para el hogar y renovados accesorios de moda como joyas de porcelana para mujer.

A día de hoy, Lladró se ha propuesto incrementar en un 15% sus ventas. Asimismo, pretende reafirmar su volumen de negocio en Estados Unidos y Europa, así como seguir creciendo en China, América Latina, el Sureste Asiático y Oriente Medio. Y todo mediante una nueva potenciación de su presencia digital con importantes inversiones en su canal ecommerce, que esperan que en dos años represente el 10% de las ventas.