La soprano catalana Montserrat Caballé conmemoraba el 3 de enero de 2012 su debut en el Gran Teatro del Liceo cincuenta años antes con una exposición y un concierto en el que ha estado arropada por el tenor Josep Carreras, los barítonos Carlos Álvarez y Joan Pons y su hija, la también soprano Montserrat Martí. EFE/ Andreu Dalmau.

Los cantantes líricos Placido Domingo, Teresa Berganza, Montserrat Caballé, Jaume Aragall y José Carreras (i-d) participan en la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos Barcelona'92, celebrada en el Estadio Olímpico de Montjuic. EFE/yv

Adiós a Montserrat Caballé, voz irrepetible embajadora de la Marca España

España llora la pérdida de la soprano barcelonesa, fallecida este pasado fin de semana. Caballé era una de las mejores embajadoras de nuestra cultura y su voz cautivó a espectadores de todo el mundo.
08/10/2018

El mundo de la lírica ha perdido a una de sus mejores representantes. Monsterrat Caballé fallecía en su Barcelona natal el pasado sábado y desde que se conoció la noticia, representantes del mundo de la cultura, la política, el deporte y la sociedad en general han tenido grandes palabras de elogio a su figura.

Desde el Liceu de Barcelona, el presidente de su Fundación, Salvador Alemany, ha admitido que esta institución "no sería lo que ha llegado a ser sin la figura de la Caballé", y el director de su Orquesta, Josep Pons, ha asegurado que la soprano ha estado "en la cima del canto" y que "saldría en cualquier quiniela de las 10 mejores cantantes de la historia".

Compañeros de profesión como el tenor Plácido Domingo, en un mensaje en las redes sociales, le ha dado las gracias "por tu increíble voz y tu talento", y ha destacado "el privilegio de compartir escenario contigo". Por su parte, Josep Carreras señalaba que "nunca he oído cantar a nadie en un teatro como Montserrat Caballé", y ha resaltado su lado más humano, como persona "vital, sensible y entrañable". Faceta que también subrayaba la soprano Ainhoa Arteta al señalar que fue "una reina de la ópera a nivel mundial" a la que tuvo la suerte de conocer y ha destacado que fue "una gran madre, mujer y artista", al tiempo que resaltaba que "fue la reina de la ópera a nivel mundial, ha paseado el nombre de España como nadie por todo el mundo y ha hecho que España sea respetada".

Alabanzas que provienen no solo de España sino también de fuera de nuestras fronteras. Como el Royal Opera House de Londres que expresaba su "tristeza" por la muerte de la artista de quien resaltaba que "inspiró a millones" con su "deslumbrante" voz. "La soprano española cantó con nosotros en varias ocasiones entre 1972 y 1992 e inspiró a millones a lo largo de su carrera con su deslumbrante voz", señalaba en Twitter. O La Scala de Milán, que publicó en Facebook una imagen de la española frente al exigente público milanés puesto en pie, tras una de sus actuaciones con las que se presentó a lo largo del tiempo, como Ana Bolena, Lucrecia Borgia o Norma. O el diario el diario New York Times, que destacaba en un obituario dedicado a la cantante de ópera la "extraordinaria pureza" de su voz y la "gran amplitud" de su repertorio y que “era (...) una de las representantes sublimes de un tipo de diva muchas veces asociada a una era dorada y antigua: ardientemente majestuosa, aparentemente indescifrable, con una presencia exuberante a la que su público reverencial le concedió una condición divina".

Considerada como una de las grandes voces líricas del siglo XX y la más universal de las cantantes de ópera españolas, a lo largo de sus más de 50 años de carrera, Montserrat Caballé interpretó cientos de óperas y conciertos en los principales teatros de todo el mundo junto a las mejores orquestas y repartos, gracias a un repertorio que abarca cerca de 90 papeles correspondientes a más de 40 óperas.

La soprano hizo además incursiones en la música popular e incluso en la música pop. De hecho, quedará para siempre en el recuerdo la interpretación que hizo junto al cantante de Queen Freddie Mercury del tema "Barcelona", que abanderó los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992.