José Mercé y Tomatito comienzan una gira para llevar el flamenco más puro por el mundo. Foto: José Mercé

El cantaor jerezano durante el concierto en los Jardines de Sabatini, dentro de la programación Veranos de la Villa de Madrid. Foto: EFE/ Kiko Huesca

El cantaor José Mercé y el guitarrista Tomatito han colaborado en numeras ocasiones, como en el Teatro de La Maestranza de Sevilla con su espectáculo "Antología del Cante Flamenco", que se clausuraba la Bienal de Flamenco de Sevilla. Foto: EFE/Julio Muñoz

José Mercé, un cantaor flamenco “De verdad”

El veterano cantaor andaluz ha publicado junto con el guitarrista Tomatito, “De verdad”, un disco que se asoma al flamenco más clásico. Para presentarlo en sociedad, ambos comienzan una gira mundial en Barcelona en una fecha muy especial: el Día Internacional del Flamenco.
16/11/2018

El cantaor José Mercé y el guitarrista Tomatito (José Fernández Torres) vuelven al ruedo. Es un decir porque nunca se fueron. Ambos han sumado su arte para realizar un nuevo disco con vestigios del flamenco más clásico y tradicional: “De verdad”.

Y para darlo a conocer en sociedad comienzan una gira mundial en el Palau de la Música de Barcelona en una fecha muy especial: el Día Internacional del Flamenco. O lo que es lo mismo, hoy, día 16 de noviembre.

José Soto Soto (Jerez de la Frontera, 1955), más conocido como José Mercé, respira, sueña y late flamenco. Miembro de la saga de cantaores más longeva, es bisnieto de Paco la Luz, sobrino de Manuel Soto Monje, el Sordera, patriarca del flamenco jerezano, y primo de Vicente Soto, Sordera. Con tan solo 13 años presentó su primer álbum, “Cultura Jonda XIV. Bandera de Andalucía”, con la ayuda de dos iconos de este género: Paco de Lucía y Manolo Sanlúcar.

Aquello fue el inicio de una carrera meteórica. Fue el vencedor del Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba en 1986, nombrado Hijo Predilecto de la provincia de Cádiz en 2005, galardonado con la Medalla de Andalucía en 2010 y hasta el momento ha vendido más de un millón de copias. Pero lo más importante es que ha sabido transmitir al público la esencia del verdadero flamenco, llevándolo a la máxima notoriedad sin perder un ápice de su profundidad.

Acabas de publicar junto con Tomatito, “De verdad”, un disco inspirado en el flamenco más puro. ¿Por qué esa necesidad de reencontraros con el flamenco primigenio?

Pues porque realmente nos apetecía hacerlo y, en estos momentos que están ocurriendo tantas cosas, creo que deberíamos volver a lo que es nuestra raíz y tratar, por lo menos, de reivindicar un poquito el flamenco a nivel general porque es parte de la Marca España.

¿Qué destacarías de este trabajo?

Lo más relevante es que hemos tratado de volver a nuestra época. Cuando éramos más jóvenes se cantaba y se tocaba con la guitarra y se hacían los cantes de verdad, lo que llamamos en el argot del flamenco por soleás, seguiriyas, bulerías, alegrías, tangos… En fin, volver un poquito a nuestras raíces, a nuestra cultura.

Es el primer disco que Tomatito realiza con una sola persona desde Camarón de la Isla, ¿cómo le convenciste para que aceptara hacerlo contigo?

No he tenido que hacer mucho esfuerzo para convencerle (risas). Nos conocemos desde hace muchos años, casi hemos empezado nuestras carreras juntos. En todas mis grabaciones, si las ves o las escuchas, siempre hay alguna colaboración de Tomate. Nos llevamos muy bien, como si fuéramos familia. La verdad es que tanto él como yo teníamos la necesidad de hacer este disco, así que hemos cogido y lo hemos hecho.

Vuestro álbum empieza con dos canciones dedicadas a Jerez de la Frontera y a Lola Flores, tu ciudad natal y una de las mayores voces de la historia. ¿Dos referentes para ti?

La verdad es que sí. Jerez es la tierra donde nací y es cuna del cante desde siempre… Y siempre lo será. Por su parte, Lola fue un genio sin igual. Yo creo que nunca saldrá una figura como Lola Flores. Ha sido lo máximo que ha dado nuestra historia. Y también era de esa tierra de Jerez que en el cante además ha dado a Chacón, a Juanito Mojama, al Niño Gloria… Hemos tenido a los mejores de la historia.

No solo vais a presentar “De verdad” en España, sino también en Europa y Estados Unidos, ¿dónde tenéis planeado tocar?

Así es. Queremos tocar en Estados Unidos, Centroamérica, Sudamérica… Queremos llevar el espíritu del flamenco de verdad al mundo entero. Vamos a empezar aquí, en Barcelona, el día 16 de noviembre en el Palau de la Música. Este va a va a ser el punto de partida de nuestra gira.

El flamenco es Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad pero… ¿es reconocido fuera de nuestras fronteras? 

Fuera de nuestras fronteras el flamenco es muy reconocido y muy respetado. Cuando tú sales de España, lo que quieren escuchar son nuestras raíces, nuestra cultura. Y eso es el flamenco. Y nosotros, los españoles, como lo tenemos tan cerca, parece que le hacemos menos caso, como yo digo (risas).

¿Dónde gusta más?

He tenido la suerte de visitar muchos lugares del mundo y no te podría decir en un país donde guste más o menos. Yo creo que todos los que acuden a un concierto van totalmente convencidos de ver y disfrutar el alma del flamenco. Sé incluso de personas que no tienen el habla hispana, que no hablan castellano, y que sienten esa pasión y que luego, con un traductor, llegan a los camerinos y preguntan por aquí y por allá con una emoción impresionante. ¡Eso a mí me deja alucinado!

Además de exponer vuestro nuevo disco, también os va a tocar hacer de embajadores de nuestro país porque el flamenco y la Marca España van de la mano, ¿no?

¡Yo siempre lo digo y siempre lo estoy repitiendo! La Marca España es, sin lugar a dudas, nuestro flamenco. Es nuestra cultura y nuestra música: el flamenco. No hay otra.

Llevas… ¿Cuánto? ¿50 años haciendo música?

Pues sí, así es. Empecé profesionalmente con 13 años. Vengo de una dinastía grandiosa, desde Paco la Luz pasando por toda mi familia. Es lo que he mamado en casa. Llevo desde muy joven y con la edad que tengo… Pues podríamos decir que llevo toda la vida en esto (risas).

¿Qué es el flamenco para ti?

Para mí es una forma de vivir. Yo no podría vivir sin flamenco. Además, es lo que he hecho toda mi vida.

¿Cómo ha cambiado el flamenco desde tus comienzos hasta hoy en día?

Ha cambiado bastante. Yo a veces no sé si la evolución es buena o es mala (risas), pero ha cambiado muchísimo. No hay esa personalidad que había antes. Hoy es muy raro encontrar a un artista con personalidad, que sea él mismo. Como decían antes: en mi hambre mando yo. Y esa gente de antes tenía una personalidad que no había quien los quitara de ahí. No había que hacer un giro para buscar el aplauso y aquel que quería escuchar flamenco, lo hacía. Y si no le gustaba, pues… ¡A los artistas les daba igual! (risas).

¿Cuáles son los mayores retos a los que se enfrenta el flamenco en la actualidad?

Yo lo que quiero es que se llame flamenco a lo que es flamenco y lo que no es flamenco pues que se le llame de otra forma. Ese es el mayor reto que hay en estos momentos en la sociedad, que a todo lo estamos llamando flamenco y hay unas confusiones muy raras. ¡Oye! Cuando es flamenco, es flamenco. Y cuando es otra música, pues llamadle otra música, no le llaméis flamenco.

¿Y cómo ves a las nuevas figuras del flamenco? ¿Hay futuro para este arte?

¡Claro que sí! En el flamenco siempre hay gente joven muy buena. Yo siempre les digo que los cimientos se hacen desde el suelo y no desde el tejado. Les digo que no tengan prisa, que todo llega, y que una vez que hayan escuchado la raíz, la base del flamenco, se vayan creando su personalidad, pero siempre respetando la raíz y la base del flamenco, que es lo máximo.

Y hablando del futuro del flamenco, ¿cuáles son los próximos proyectos de José Mercé? ¿Ya tienes algo en mente?

Yo soy de los que digo que vivo el día a día. Ahora estamos inmersos en la gira Tomatito y yo, yo y Tomatito. Esperamos hacer una gira grandiosa a nivel mundial y luego ya veremos lo que vendrá (risas)…