Un grupo de pequeños asomados al escaparate de un comercio de Pamplona piensan entre la multitud de juguetes, cuál será su decisión sobre el que finalmente solicitaran al Olentzero o los Reyes Magos en su carta. Foto: EFE/JESUS DIGES.

La calidad e innovación de los juguetes españoles conquistan el mundo

El sector del juguete hecho en España encara las Navidades de 2018, periodo en el que concentra el 75% de sus ventas, con el objetivo de alcanzar los 1.700 millones de euros con los que cerró en 2017, un 2% superior que con respecto a la temporada anterior.
28/12/2018

Los juguetes españoles han vuelto con fuerza por Navidad. Sus anuncios ya han tomado la televisión a todas horas y sus catálogos se acumulan en los buzones. Y no es para menos porque Papa Noel y los Reyes Magos volverán a dejar estas Navidades un sinfín de juguetes “Made in Spain” por todo el mundo. Ahora mismo, los fabricantes españoles se encuentran inmersos en su campaña estrella, una época del año donde se concentra el 75% de sus ventas anuales. Más en detalle, los días previos al 25 de diciembre aglutinan el 15% de las adquisiciones y los anteriores al 6 de enero el 16%.

Así, el sector juguetero nacional planea cerrar 2018 alcanzando, al menos, los 1.700 millones de euros que se lograron en 2017, los cuales supusieron un incremento del 2% con respecto a la temporada anterior. A pesar de que el crecimiento fue menor de lo esperado, el consumo de juguetes español subió por encima de la media mundial, que lo hizo en un 1%. Junto con España, países como México y Rusia también sobrepasaron la media internacional con aumentos del 12% y el 11%.

Según el grupo consultor de estudios de tendencias, NPD Group, hasta septiembre de 2017 el mercado español del juguete había aumentado un 7%, mientras que en los meses de octubre y noviembre se obtuvieron resultados negativos. No obstante, durante la Navidad se recuperó el número de ventas disfrutando, finalmente, de unas cifras muy positivas.

Concretamente se facturaron 1.152 millones de euros en el mercado interno y 600 millones en el externo, registrando un 13,6% más de exportaciones. Y es que el juguete español es reconocido fuera de nuestras fronteras por su innovación, calidad y seguridad.

Segundo país juguetero de la Unión Europea

Tanto es así que los productos nacionales tienen un lugar de preferencia en las estanterías de Portugal, principal demandante de artículos españoles, y Francia, quienes han contado con aumentos del 7,8% y el 5%, respectivamente. También destaca el gran despegue que se ha dado en Grecia con un 95%, así como en Polonia con un 38% y Bélgica con un 30%. Estos registros demuestran el éxito que tienen en el exterior los juguetes hechos en nuestro país. Además, los tradicionales siguen siendo los más vendidos en el mercado internacional, con un crecimiento del 7%.

En términos globales, la categoría que más despuntó en 2017 fueron las muñecas con un aumento del 19,7%, superando los 188 millones de euros. También crecieron los juegos de mesa y los puzles un 1,5%, los juguetes deportivos y de aire libre un 7,7% y los clásicos vehículos en un pequeño 0,1%.

Estos datos son posibles gracias a la fuerte apuesta por la creación propia y la multifuncionalidad de los fabricantes nacionales, lo que les permite renovar hasta en un 65% su catálogo cada año. De tal forma, España es el segundo país de la Unión Europea en inversión y empleo en el área de I+D+i juguetera con un 7,5% de los trabajadores de esta área.

El gran rival viene de Oriente

En nuestro país existen 215 compañías jugueteras, la mayoría son pymes (96%) que dan empleo a unas 4.000 personas de manera directa y a otras 20.000 de forma indirecta. Dicha industria está fuertemente focalizada en tres áreas principales como son la Comunidad Valenciana, Cataluña y Madrid, territorios que atesoran el 40,27%, 27,14% y 14,03%, respectivamente, de las empresas. Además, acumulan más del 90% de los trabajadores y la facturación total.

Mientras, el sector juguetero español está representado por la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ), el único conglomerado nacional sobre esta industria. Fue fundado en 1967 y su misión es velar por los intereses profesionales y peculiares de su campo. Reúne a 91 firmas, el 70% de los trabajadores y el 80% de las ganancias con 1.048 millones de euros.

Su gran rival internacional sigue siendo China, el mayor fabricante de juguetes del mundo, ya que casi el 90% de los productos que se comercializan llevan impresa su etiqueta. Y por si fuera poco, es además el más barato. Por este motivo, el mejor modo que han hallado los jugueteros españoles para batir al gigante asiático es seguir incrementando sus esfuerzos en mejorar la innovación de sus productos.