Pablo y Álvaro Quintanero realizaron 70 operaciones matemáticas sin cometer ni un solo fallo y en menos de 5 minutos. Foto cedida por la familia Quintanero-Chacón

Pablo y Álvaro Quintanero, dos genios de las matemáticas con nombre español

Pablo y Álvaro Quintanero son dos hermanos toledanos de 7 y 8 años que se han proclamado campeones en el Mundial de Cálculo Mental 2018 de Rusia, donde tomaron parte 30 alumnos españoles, convirtiéndose en la edición con mayor participación nacional hasta la fecha.
22/08/2018

Pablo Quintanero tiene siete años y su hermano Álvaro ocho. Siempre están juntos e incluso tienen los mismos gustos. A los dos les encanta construir Legos y jugar a tenis. Y lo más importante, los dos se han proclamado campeones en el Mundial de Cálculo Mental 2018 disputado en Rusia y organizado por ALOHA Mental Arithmetic. Pablo recibió la medalla de campeón en el Nivel 1 y Álvaro en el Nivel 2.

Más de 600 alumnos de entre 5 y 13 años de 16 países se dieron cita en un certamen que se convirtió en la edición con mayor participación española hasta la fecha, con 30 alumnos provenientes de diferentes lugares de nuestro país. El objetivo de la prueba consistía en realizar 70 cálculos matemáticos en 5 minutos con el menor número de errores posibles. Y tanto Pablo como Álvaro lo consiguieron. ¡Y vaya si lo hicieron! No cometieron ningún fallo y a ambos les sobraron ¡casi dos minutos!

Como premio, su madre, Isabel María Chacón, les llevará al Oceanogràfic de Valencia porque también les gustan mucho los animales. Aunque, en realidad, no es la primera victoria que obtienen porque ya quedaron primero y segundo en el último Campeonato Regional de Cálculo Mental de Castilla-La Mancha. Ahora ya planean volver a apuntarse al próximo Mundial para revalidar su título.

Acabáis de ser proclamados campeones en el Mundial de Cálculo Mental, ¿cómo os sentís? ¿Estáis contentos con este logro?

Pablo: Sí estamos muy contentos.
Álvaro: ¡Sí! Estamos contentos con el premio.

¿Cómo fue el torneo? ¿Qué tuvisteis que hacer?

Pablo: Sumas y restas alternas.
Isabel: El torneo va por niveles, Pablo compitió en el Nivel 1 y Álvaro en el Nivel 2. En función de los niveles, la dificultad es mayor. Por ejemplo, en el Nivel 1 un cálculo sería 7-6+4+4. Aquí todas las operaciones serían de 4 cifras seguidas. En el Nivel 2, que es el de Álvaro, ya son operaciones más complejas porque son con dos cifras. Por ejemplo: 48-18-20+15. Pues así fueron 70 operaciones las que tuvieron que calcular.

¿Os resultaron muy difíciles las pruebas?

Pablo: No porque entrenábamos todos los días unos 10 minutos.
Isabel: Todos los días hacíamos 3 o 4 fichas y cada ficha son unos 5 minutos aproximadamente.

¿Cometisteis algún fallo?

Álvaro: No, ninguno.
Isabel: Además de esto, tanto Álvaro como Pablo lo acabaron antes de tiempo, en unos 3 minutos. Concretamente, Álvaro lo hizo en 3 minutos y medio, y Pablo en 3 minutos.

¿Qué premios os habéis llevado?

Isabel: Les han dado un trofeo de campeones del mundo, nos han dicho que les darán una beca para este curso y también nos han dado un viaje.

¿Y vosotros les habéis dado algún premio, Isabel?

Isabel: Quieren ir a ver el Oceanogràfic de Valencia, les encantan los animales y querían que les lleváramos, así que vamos a ir cualquier fin de semana que podamos. La verdad es que son niños muy buenos y tampoco te piden nada. Ellos querían un Lego porque les encantan las construcciones y se lo han comprado mis padres y mis hermanas. Les han dado unos Legos para los dos.

¿Habíais participado antes en este campeonato?

Isabel: No, en el internacional es la primera vez porque solo llevan este año. Han estado lo que dura el curso de preescolar, que empezó en octubre y acabó a primeros de junio. Participaron en el campeonato regional, que también lo ganaron y que se celebró en abril.

Aparte de la prueba en sí, ¿cómo ha sido vuestra experiencia en Moscú? ¿Habéis conocido a otros niños, habéis visitado la ciudad…?

Pablo: Hemos visto la Plaza Roja de Moscú y hemos estado en la Catedral de San Petersburgo.
Isabel: Es que luego estuvimos en San Petersburgo. Ya aprovechamos el viaje y fuimos a hacer un poco de turismo. En cuanto a tratar con otros niños, no tuvieron apenas tiempo porque cada alumno iba con su tour organizado y solo coincidieron el día del campeonato. No hubo posibilidad de estar más días con ellos.

¿De dónde os viene esa pasión por los números y las matemáticas?

Pablo: Porque me gusta aprender y porque los números son muy divertidos. Y si de mayor quieres ser algo relacionado con las matemáticas, así lo podremos hacer mejor.

¿Qué más os gusta hacer, además de imitar a una calculadora en vuestro tiempo libre?

Álvaro: Me gusta el tenis y construir Legos.
Pablo: A mí me gusta mucho el tenis también.
Isabel: ¡Si es que son uña y carne! (Risas)

¿Habéis pensado qué queréis ser de mayores?

Álvaro y Pablo: ¡Ingeniero de robots!

¿Los dos vais a ser ingenieros de robots?

Isabel: Hasta en eso coinciden (risas). Es que este año han estado en robótica y lo que han hecho es referido a construcciones como las de Lego. Y como les gusta mucho están encantados y quieren que les apuntemos otra vez a robótica porque dicen que quieren ser ingenieros de robots cuando crezcan. Veremos en un futuro lo que son.

¿Pensáis volver a presentaros el año que viene?

Pablo: ¡Sí!
Álvaro: Sí, iremos a la India en avión.
Isabel: Creemos que el año que viene va a ser en la India y ya tienen ganas de ir. Aunque en realidad no está confirmado, de momento solo se rumorea que será en la India. Pero la idea es apuntarnos a todos los campeonatos que podamos.