15 asociaciones de científicos españoles en el extranjero han decidido agruparse en una misma organización, la Red de Asociaciones de Investigadores y Científicos Españoles en el Exterior (RAICEX)

RAICEX ha nacido para aunar las voces de los científicos e investigadores españoles fuera de nuestras fronteras. Foto: RAICEX

RAICEX, la unión de científicos españoles en el extranjero

La Red de Asociaciones de Investigadores y Científicos Españoles en el Exterior es una organización sin ánimo de lucro que busca aunar y representar a los profesionales que viven y trabajan fuera de nuestras fronteras. Por el momento agrupa a 15 sociedades que suman más de 3.500 personas.
29/10/2018

Hay un viejo dicho que reza: la unión hace la fuerza. Sabiduría añeja que han seguido a la perfección aquellos cuyo objetivo es vislumbrar el futuro. Es decir, los científicos e investigadores españoles. Aunque en su caso, realmente, el dicho se ha trasformado en: la unión hace la ciencia. Y es que 15 asociaciones de científicos españoles en el extranjero han decidido agruparse en una nueva organización, la Red de Asociaciones de Investigadores y Científicos Españoles en el Exterior (RAICEX).

Hasta el momento, RAICEX agrupa a más de 3.500 investigadores españoles que viven y trabajan en el exterior con la intención de aunar y representar bajo un mismo estandarte a la comunidad científica nacional en el extranjero. Independiente y sin ánimo de lucro, esta Red ha conseguido salir adelante tras años de arduo trabajo por parte de las asociaciones que la integran.

Todas ellas tienen como meta favorecer los contactos entre España y los países de acogida de nuestros científicos, así como servir de altavoz para divulgar tanto los avances desarrollados por sus integrantes como los conocimientos en política científica adquiridos en otros sistemas especializados.

Unir a los científicos

“Muy pronto nos dimos cuenta de la necesidad de aunar nuestra voz bajo un marco común para transmitir y compartir las competencias y el conocimiento adquiridos, en un contexto científico global y de colaboración multilateral”, recuerda Javier Escudero, presidente de RAICEX y máximo representante de la Sociedad de Científicos Españoles en Reino Unido (CERU).

Escudero trabaja en la Universidad de Edimburgo como profesor de procesado de señales biomédicas. Su principal cometido es revelar los cambios que causan las más importantes enfermedades, como el Alzheimer, en la actividad cerebral.

El primero de estos grupos científicos españoles en el extranjero surgió en 2012 en el Reino Unido. Rápidamente, sociedades hermanas nacieron en otros países como Alemania, Suecia, Dinamarca… hasta llegar a lugares cada vez más alejados de España como Japón, China, Estados Unidos o México.

Siguiendo la senda iniciada por cada una de estas asociaciones, el pasado mes de julio la sede de la Fundación Ramón Areces de Madrid acogió la presentación de RAICEX coincidiendo con la reunión anual que estas agrupaciones vienen realizando con diversos agentes del Sistema Español de Ciencia, Tecnología e Innovación, y la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT).

Un foro común internacional

Allí se dieron a conocer todas las entidades que componen RAICEX: la Asociación de Científicos Españoles en Japón (ACE Japón), la Asociación de Científicos Españoles en la Confederación Helvética (ACECH), la Asociación de Científicos Españoles en Suecia (ACES), la Asociación de Investigadores Españoles en la República Italiana (ASIERI), Científicos Españoles en Bélgica (CEBE), Científicos Españoles en Dinamarca (CEBE), Científicos Españoles en la República Federal de Alemania (CERFA), la Sociedad de Científicos Españoles en Reino Unido (CERU), Españoles Científicos en USA (ECUSA), la Asociación de Investigadores Españoles en Noruega (IENO), la Red de Científicos Españoles en México (RECEMX), la Red de Investigadores China-España (RICE), la Sociedad de Investigadores Españoles en Francia (SIEF), Investigadores Españoles en Australia Pacífico (SRAP) y la Sociedad de Investigadores Españoles en Irlanda (SRSI).

“El objetivo global de RAICEX es generar una voz única que, respetando la independencia de cada una de las 15 asociaciones, englobe en un foro común a los científicos e investigadores españoles en el exterior”, comenta Escudero. Pero también hay que sumar la persecución de los siguientes objetivos. En primer lugar, apoyar a los investigadores y científicos en materia de movilidad y desarrollo profesional, ofreciendo formación, información y orientación, así como proporcionando contacto con todas las asociaciones.

En segundo lugar, difundir, dar prestigio y visibilidad al valor de la ciencia y de la labor de los investigadores y científicos, promoviendo la comunicación de los avances del conocimiento en todos los ámbitos de la sociedad.

En tercer lugar, favorecer las relaciones internacionales y la cooperación entre investigadores/científicos, organizaciones y organismos públicos y privados, desde una perspectiva global en materia de investigación, ciencia y tecnología, impulsando por tanto el trabajo en red.

En cuarto lugar, compartir la experiencia y los conocimientos adquiridos en los diferentes sistemas de investigación y ciencia en el exterior para asesorar, retroalimentar y contribuir al progreso del conjunto del Sistema Español de Ciencia, Tecnología e Innovación.

Acercar la ciencia y la investigación

“Los integrantes de las asociaciones trabajamos fuera de España, pero a todos nos une el deseo de contribuir al progreso del sistema español de ciencia, tecnología e innovación, y de fortalecer las relaciones con el mismo”, explica Javier.

“Es cada vez más común que los retos científicos actuales requieran de un enfoque internacional y multidisciplinar. RAICEX se encuentra en una situación privilegiada en la interfaz entre instituciones españolas, agentes del sistema de ciencia como centros de investigación, universidades y sociedades científicas, y los investigadores españoles en el exterior. Queremos ayudar a establecer conexiones de investigadores con intereses comunes y conocimientos complementarios”, continúa exponiendo.

Además, RAICEX también busca acercar la ciencia a la sociedad de múltiples maneras para que así los más jóvenes puedan adentrarse en ella y fomentar sus vocaciones. “Por ejemplo, participamos en programas de radio presentando los trabajos de nuestros socios, realizamos charlas de divulgación en bares y desarrollamos actividades en escuelas y festivales científicos con niños y adolescentes”.

España, un país de ciencia

Según las estimaciones que maneja RAICEX, el número de investigadores españoles en el exterior ha aumentado considerablemente en los últimos 10 años. Se calcula que existen entre 15.000 y 20.000 científicos españoles fuera de nuestro país. “En todo caso, la investigación es una empresa global y los investigadores somos un colectivo tremendamente móvil y con acceso a oportunidades laborales en el exterior”, apostilla Javier.

 “Los científicos españoles poseen una excelente formación y estamos muy bien valorados en el exterior. Somos capaces de conseguir contratos y puestos en los centros internacionales más punteros”, atestigua.

Conjuntamente, algunas de las instituciones españolas de investigación se encuentran entre las entidades más relevantes en su área a nivel mundial. “España tiene la estructura y la capacidad, tan solo nos queda dotar al sistema de los medios y la estabilidad necesarios para que el país se convierta en un polo capaz de atraer talento de todas las partes del mundo. Cuando las condiciones mejoren para los investigadores que están dentro, entonces será atractivo para los de fuera”, no duda en afirmar.

Fortalecer el sistema español

Sin embargo, Javier también subraya que, para mejorar la competitividad con otros países de nuestro entorno, es necesario que España desarrolle un sistema de ciencia, tecnología e innovación lo suficientemente dinámico y atractivo como para atraer a las mejores mentes del planeta. Una necesidad que se torna vital al comprobar que tanto la Unión Europea como países emergentes están aumentando su inversión en ciencia y tecnología como motor de su desarrollo social y económico.

“Los investigadores nos vemos atraídos por los sistemas de ciencia robustos y flexibles, con financiación sólida y planificada a largo plazo. Problemas como el descenso de la inversión de los últimos años o las trabas burocráticas hacen que España pierda el talento y los profesionales altamente cualificados necesarios para desarrollar una economía basada en el conocimiento de alto valor añadido. En RAICEX estamos convencidos de que España puede y debe ser un país puntero a nivel mundial en ciencia y tecnología, pero es necesario tomar medidas para flexibilizar el uso de recursos y contrataciones, y aumentar de manera sostenida y sostenible la inversión en ciencia con prontitud”.

Aunque para ello también es imprescindible una mayor implicación de la población española y las empresas privadas en el campo científico. Y como comenta el presidente de RAICEX, “es fundamental que los investigadores nos esforcemos en transmitir a la sociedad los beneficios de la ciencia y la investigación”.

“En España han surgido iniciativas de divulgación científica remarcables en los últimos años y en RAICEX queremos contribuir a esta labor. Uno de nuestros objetivos es poner en valor la ciencia”, concluye Javier Escudero.