Vista del tren turístico de lujo Al Andalus en la estación de Santa Justa de Sevilla. Foto: EFE/Juan Ferreras

El tradicional Tren de la Fresa, en la estación de Puerta de Atocha AVE. Foto. EFE/ANGEL DIAZ

Vista parcial de El expreso de La Robla, junto a una máquina, en la estación de FEVE en La Concordia de Bilbao. EFE/Alfredo Aldai

Interior del salón de uno de los vagones del Transcantábrico, el tren turístico de lujo de FEVE, que recorre toda la cornisa entre Galicia y el País Vasco. Foto: EFE/SANTIAGO JIMENEZ.

Trenes históricos: viajes sorprendentes para descubrir España

Nuestro país cuenta con una gran variedad de rutas ferroviarias que trasladan a sus pasajeros a la época de los antiguos viajes en tren y les hacen partícipes de nuestra cultura, tradición, gastronomía y naturaleza.
07/12/2018

¡Pasajeros al tren! España cuenta con una amplia variedad de trenes históricos que trasladan a sus pasajeros a la edad de los antiguos viajes ferroviarios. Sus trayectos descubren parajes espectaculares de nuestra geografía, introducen añejas tradiciones, muestran la historia del lugar y dan a probar parte de la rica gastronomía local. ¿Qué más se puede pedir?

Y es que mediante su acompasado traqueteo se abre una puerta mágica que transporta al viajero a la España del pasado. Verdaderas máquinas del tiempo que brindan una nueva forma de entender los viajes, desde una óptica más reposada y con reminiscencias a aquellos años dorados donde las locomotoras eran las artífices del lento avance del futuro.

Son antiguas rutas ferroviarias que no han caído el olvido, ya que sus vías se han vuelto a abrir, sus máquinas han sido engrasadas, sus vagones restaurados, muchos con auténtico lujo, y los revisores engalanados con nuevos silbatos con los que indicar a los rezagados que su tren está a punto de partir. Itinerarios de ensueño con los que conocer el auténtico corazón de España.

Tren Al Andalus

Inaugurado en 1983, el Tren Al Andalus es considerado como uno de los más lujosos del planeta. Sus coches fueron construidos en Francia en 1929 a imagen y semejanza de los mismos que utilizaba la monarquía británica para sus desplazamientos vacacionales desde el puerto francés de Calais hasta la Costa Azul. Todos ellos han sido cuidadosamente restaurados, teniendo en cuenta los más mínimos detalles de la Belle Époque.

Los aventureros pueden optar por dos recorridos:

  • Ruta Extremadura: Sevilla – Zafra – Mérida – Cáceres – Parque de Monfragüe – Toledo – Aranjuez – Madrid
  • Ruta Andalucía: Sevilla – Córdoba – Baeza – Úbeda – Granada – Ronda – Jerez – Cádiz

El viaje tiene una duración de 6 días y 5 noches, y no solo consta del recorrido en tren como otras rutas de época, sino que también incluye una completa programación con visitas guiadas, eventos culturales, actividades gastronómicas y tiempo libre para explorar cada destino.

El Transcantábrico

Se trata del primer tren histórico de España. Se puso en marcha en 1983 emulando al mítico Orient Express, pero este no une Europa del Este, sino el norte de España. Desde Castilla y León a Galicia, pasando por el País Vasco, Cantabria y Asturias, el Transcantábrico es un verdadero exponente de la elegancia y confort de los grandes viajes en ferrocarril, donde resaltan los muebles de madera de diseño clásico, los amplios ventanales panorámicos y los decorados de finales del siglo XIX. Pero sin dejar por ello de disfrutar de todas las comodidades y atenciones propias de nuestros días.

Actualmente existen dos opciones:

  • El Transcantábrico Clásico: Santiago de Compostela – Ferrol – Viveiro – Ribadeo – Luarca – Candás – Gijón – Oviedo – Covadonga – Ribadesella – Llanes –– Cabezón de la sal – Santillana del Mar – Santander – Bilbao – Villasana de Mena – Frómista – Villacazar de Sirga – Carrión de los Condes – V. Olmeda – Cistierna – León.
  • El Transcantábrico Gran Lujo: Santiago de Compostela – Ferrol – Viveiro – Ribadeo – Luarca – Candás – Gijón – Oviedo – Covadonga – Ribadesella – Llanes – Potes – Cabezón de la sal – Santillana del Mar – Santander - Bilbao – San Sebastián.

En 2013, el Transcantábrico Gran Lujo fue distinguido con el premio al Tren más lujoso del mundo. Y no es para menos porque se trata de un hotel de cinco estrellas sobre ruedas, pero con la nostalgia y el encanto de los grandes expresos de principios del siglo XX. El viaje tiene una duración de 8 días y 7 noches con paradas para realizar visitas y actividades culturales acompañadas de un autobús también de lujo y un guía multilingüe.

Expreso de La Robla

Podría decirse que este tren es el “hermano pequeño” del Transcantabrico. También recorre el norte español atravesando durante cuatro días y tres noches las provincias de León, Palencia, Asturias, Cantabria, Burgos y Bizkaia.

El Expreso de La Robla rememora los viejos ferrocarriles que llevaban el preciado carbón de las cuencas mineras leonesa y palentina a la industria siderúrgica bizkaina. Su genuino convoy fue inaugurado en 1894 uniendo los 335 kilómetros que separan La Robla (León) y Bilbao (Bizkaia).

Ahora, se ha trasformado en una encantadora línea clásica que trasporta al viajero por la exuberante naturaleza del Cantábrico y le sumerge en la tradición autóctona. Cuenta con tres coches salones climatizados, con servicio de bar permanente y preparados para poder realizar conferencias, charlas, cursos y reuniones, con las facilidades tecnológicas necesarias. Interiormente todo el tren está conectado, permitiendo el libre tránsito de los pasajeros.

Existen dos itinerarios, la ruta clásica y otro que recorre la cornisa cantábrica:

  • La Robla: Bilbao – Espinosa de los Monteros – Sotoscueva – Mataporquera – Frómista – Villalcazar – Carrión de los Condes – La Olmeda – Cervera de Pisuerga – Cuevas de Valporquero – León.
  • Paraíso verde: Bilbao – Laredo – Santoña – Santander – Comillas – Llanes – Covadonga – Nava – Oviedo.

Tren del peregrino

¿Siempre ha querido realizar el Camino de Santiago, pero nunca se ha decidido? El Tren del peregrino es una solución para recorrer el famoso sendero de un modo diferente… y más fácil. La ruta sigue parte del llamado Camino Portugués haciendo paradas en Madrid, Vigo, Pontevedra, Vilagarcía de Arousa y Santiago de Compostela, para después regresar de nuevo a la capital española.

Mediante un recorrido de cinco días y cuatro noches, los peregrinos pueden disfrutar de cada jornada como les plazca, realizando las etapas correspondientes a pie o en bicicleta, con la que pueden viajar a bordo, ya que se permite una bicicleta por persona hasta un máximo 10 bicicletas por tren.

Además, la organización traslada a los viajeros en autobús desde cada estación hasta el lugar donde se inicia la etapa. Por la noche, los peregrinos pueden volver al tren para disfrutar de un alojamiento en una cabina de gran clase con baño completo, desayuno, dos cenas, excursiones y otras actividades.

Finalmente, una vez alcanzada la Catedral de Santiago, cada peregrino recibe como recuerdo un documento facsímil que acredita la consecución del Camino.

Tren de la Fresa

El Tren de la Fresa es un clásico del turismo madrileño, un recorrido de una hora que ofrece una recreación de los viajes que se realizaban durante el siglo XIX. Así, con vagones de madera y azafatas vestidas de época, el pasajero vive el primer trayecto ferroviario que se dio en la Comunidad de Madrid, en 1851.

Este convoy turístico lleva desde 1984 uniendo Madrid, desde la estación de Príncipe Pío, con Aranjuez, ciudad famosa por sus sabrosas fresas, de ahí el nombre de la ruta, y declarada Paisaje Cultural Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2001.

La duración total de la excursión conlleva casi todo el día, partiendo a las 09:50 horas para regresar a las 18:55 horas.

Tren Medieval a Sigüenza

¿Le gustaría conocer la España medieval? Pues esta ruta ofrece la posibilidad de disfrutar no solo de un viaje en tren, sino de un espectáculo con trovadores, zancudos y malabaristas. Y es que doncellas, juglares y bufones animan el trayecto de hora y media entre Madrid (estación de Chamartín) y el municipio guadalajareño de Sigüenza.

De tal forma, a través del humor, la música y el teatro se exponen la historia y la cultura que rodean a los pueblos que componen el recorrido. Y por su fuera poco, también se pueden degustar deliciosos dulces locales expresamente hechos para los pasajeros del Tren Medieval.

Una vez en Sigüenza, los turistas tienen libertad para pasear por sus empedradas callejuelas medievales y cuentan con un guía turístico que les enseña de primera mano los lugares más emblemáticos del municipio, como la Plaza Mayor, el Patio de Armas del Castillo, la Casa del Doncel, la Ermita de Humilladero o la Catedral de Santa María.

Tren de Cervantes

Y, por supuesto, no podía faltar un tren en homenaje al mayor autor de las letras españolas, Miguel de Cervantes. Desde la madrileña estación de Atocha, los sábados de abril a julio y de septiembre a diciembre parte un convoy con destino a Alcalá de Henares, cuna del “Manco de Lepanto”.

Durante el trayecto, de unos 25 minutos, varios actores representan algunos de los pasajes más famosos de la novela “Don Quijote de La Mancha” y ofrecen a los viajeros productos típicos de la repostería de la zona. Ya en Alcalá de Henares, su programa incluye la visita guiada a los monumentos más famosos de la ciudad.